El pediatra de Coomeva, Juan Carlos Agudelo, cuenta que, si el mantenimiento del agua no es el más indicado, se pueden adquirir enfermedades como dermatitis atópica, infecciones micóticas (hongos), parasitarias o bacterianas.

Entre tanto, Carlos Ortegón, director de la seccional del Valle de socorrismo para la Cruz Roja, no descarta la importancia del cuerpo de salvavidas a la hora de un accidente. “Contar con la presencia de un experto en socorrismo acuático facilita atender en el tiempo determinado a una persona. En estos casos los minutos son la vida”, dice.

¿Cómo debe ser la seguridad en la piscina?¿Qué enfermedades se pueden adquirir? ¿Qué hacer si se presenta un accidente? Estas son algunas voces expertas que dan respuestas a estos interrogantes.

Cuidados en la piscina

Dentro de cualquier cuerpo de agua se deben seguir una serie de precauciones y normas que no permiten poner en riesgo la vida de quienes hacen uso de este.

En este caso, Carlos Ortegón, director de la seccional del Valle de socorrismo para la Cruz Roja, hace énfasis en que “cualquier tipo de evento que se haga dentro del agua debe contar con un salvavidas para evitar cualquier tipo de accidentes. En caso de presentarse, contar con un botiquín adecuado”.

De igual forma, se basa en la Ley 1209 para hablar de las normas que se deben cumplir en este tipo de establecimientos, sea unidad residencial o piscina de uso público.

“Se debe tener una vara de extensión, dos salvavidas circulares atados a una cuerda. La piscina debe contar, como mínimo, con una escalera para salir y entrar al agua, tiene que estar señalizada y encerrada en malla con piso de baldosa o antideslizante. Además, debe contar con un sistema de alarma para las situaciones de emergencia”, indica el experto.

En cuanto a los usuarios, el uso del gorro para piscina y traje en lycra, hacen parte de los aspectos a seguir para mantener la bioseguridad.

Enfermedades en el agua

Juan Carlos Agudelo, pediatra de Coomeva EPS, asegura que el riesgo en las piscinas no solo se presentan por el mal estado de estas, sino por permanecer un largo tiempo en ellas o por bajas condiciones de higiene del agua.

“El estar mucho tiempo en una piscina puede generar enfriamiento marcado, predisponer a enfermedades respiratorias, hipotermia. Muchas veces, el agua con mal mantenimiento puede generar infecciones micóticas (hongos), parasitarias, también bacterianas con menos frecuencia”, manifiesta el especialista.

En cuanto a patologías crónicas, el pediatra asegura que pueden generarse si hay una predisposición a alergias como rinitis o asma, además de una dermatitis atópica por el cloro. “Personas que tienen una exposición solar repetitiva sin protección, tienen el riesgo de un cáncer de piel, manchas o lunares”.

Los tratamientos para estas patologías dependen de cada una, “para alergias se recomiendan los antihistamínicos; en la dermatitis, hidratación de la piel; para manchas y cáncer de piel se deber seguir un tratamiento dermatológico”, recomienda.

En ese sentido, aconseja que deben evitar el ingreso a la piscina a aquellos niños que presentan alergia severa al cloro o que tengan infecciones bacterianas u hongos en la piel, niños con infecciones respiratorias, sinusitis aguda o problemas crónicos en los oídos.

Recomendaciones

Los especialistas hacen las siguientes recomendaciones para cuidar a los menores al momento de estar en algún cuerpo de agua.
Hidratarse continuamente y aplicar bloqueador solar para evitar fuertes quemadas.

No permitir que un niño menor de 14 años esté solo en la piscina, ni dejar que jueguen a sus alrededores. Esperar una hora después de consumir alimentos para ingresar al agua.

No permitir que después de las 6:00 p.m. los niños estén solos en la piscina.

No tomar medicamentos que produzcan somnolencia antes de ir a nadar.

Inscriba a los niños a clases de natación o cursos de seguridad en el agua.

Sanciones

Al no acatar los términos de la Ley 1209 serán sancionados, tanto persona natural como jurídica, así:

Por la primera falta se aplicará una multa entre 50 y 1000 SMLV y cierre temporal de la piscina por cinco días.

Una segunda violación en un tiempo no superior a seis meses desde ocurrida la primera falta, se multará entre 100 y 1500 SMLV y cierre temporal entre cinco y quince días.

Una tercera falta ocurrida posterior a seis meses desde la primera, dará lugar al cierre definitivo del establecimiento.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR