Varios paleontólogos piensan que determinadas piezas tomadas de los grandes reptiles herbívoros en la actualidad podrían ser consideradas unas verdaderas delicias gastronómicas.

El cuello extremadamente largo de los saurópodos, unos gigantes herbívoros de cuatro patas que vivieron hasta hace aproximadamente 65 millones de años, además de los diplodocus y los camarasaurus de América del Norte, conformarían un exquisito bocado de carne roja.

Esto, al menos, es lo que supone el paleontólogo de la Universidad Estatal de Montana, David Varricchio, quien plantea este tema en una entrevista revelada en Popular Science.

saurópodosVarricchio destaca que el sabor de la carne de dinosaurio dependería notablemente de su actividad.

De esta forma, los hadrosáuridos, una gregaria especie de dinosaurios destacados por la forma de su hocico, similar al pico de un pato, pasaban gran parte de su tiempo en movimiento en búsqueda de plantas para alimentarse. El paleontólogo cree que su carne podría ser roja.

Por otra parte, los ornitomímidos, una especie de los terópodos herbívoros del periodo Cretácicocon una anatomía que se asemeja mucho a la del avestruz, es probable que también compartiera el fuerte sabor de su carne con esta ave.

ornitomímidosPor último, Varricchio indica que por el contrario, la carne del tiranosaurio quizás no sería tan apetitosa. “Se han descubierto algunas marcas en sus mandíbulas que apuntan a que se alimentaba de carroña. Seguramente era portador de múltiples parásitos”, señaló.

cazando tiranosaurio

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEMUY INTERESANTE
COMPARTIR