Uno de los pingüinos encontró a su pareja con otro al llegar a su hogar. Luego de un primer “asalto”, la hembra decide continuar con el “daña hogares”, pero el macho regresa a la batalla. Tras un último “round” este último termina por marcharse, humillado.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR