SARCOPENIA

Mantener el equilibrio no es igual de fácil cuando somos mayores en comparación con nuestra etapa de juventud. De manera natural, los músculos van perdiendo progresivamente su masa, fuerza e incluso parte de sus funciones a medida que envejecemos.

A este proceso se le llama sarcopenia y nos da la explicación sobre el aumento del riesgo de perder el equilibrio y caernos, una situación que se convierte en frecuente cuando llegamos a la tercera edad.

Por el momento la sarcopenia es imparable, la velocidad de la evolución de este deterioro puede depender de algunos factores. La mala alimentación, el sedentarismo, la reducción de testosterona así como de estrógenos y vitamina D que normalmente se presentan con la llegada de la vejez, lo aceleran.

De muchas alternativas terapéuticas que existen, solamente la práctica regular de actividad física con ejercicios de resistencia comenzando desde mediana edad ha evidenciado ser eficaz. De hecho, no podemos olvidar que entre los cuarenta y ochenta años llegamos a perder hasta el 50% de masa muscular.

Por otro lado, científicos estadounidenses de la Universidad de Columbia han descubierto hace poco que la sarcopenia, a nivel molecular, es provocada por fugas de calcio en receptores de rianodina en las células musculares. Estas fugas activan una serie de reacciones que, finalmente, dificultan que las fibras puedan contraerse de manera adecuada.

Si logran encontrar la fórmula para evitar esto, los octogenarios podrían mantener el mismo equilibrio y fuerza muscular de la juventud.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEMUY INTERESANTE
COMPARTIR