El perro es el mejor amigo del hombre y no es para menos, comparten mucho en común, a algunas personas puedes “adiestrarlas” para que actúen como tú quieres, al igual que lo harías con un perro.

Esto no es algo despectivo, el humano aprende por asociación – al igual que la mayoría de los animales-, tiende a repetir cosas que le han dejado sentimientos positivos y se aleja de aquellas que le desagradan. Sabiendo esto puedes manipular a muchas personas, incluso a tu jefe, y para muestra no hace falta ir muy lejos.

Hoy te enseñaremos a adiestrar a tu jefe como si fuera tu mascota en simples pasos.

Premia las buenas conductas y viceversa

Si te desempeñas de forma correcta en tu trabajo muchas veces recibes una recompensa ¿Eso te gusta no? Pues a tu jefe también le gustaría recibir de vez en cuando una felicitación o un par de palabras de aliento. Al igual que lo harías con tu perro, felicítalo cuando tenga conductas positivas y castiga las conductas negativas.

Usa la repetición a tu favor

Si tu jefe hace algo que es de tu agrado, trata de que lo haga de nuevo y logra que lo haga a diario, verás que en menos de un mes, esto se vuelve una costumbre que te beneficiará. Del mismo modo, cuando tu jefe haga algo que no te guste, trata de que él también tenga una mala experiencia y así evitará a toda costa repetirlo.

Crea un vínculo y hazlo crecer

Cuando tu jefe realice una buena acción no puedes darle un snack como a tu perro pero si felicitarlo con palabras, esto creará un vínculo emocional que puede ayudarte a tener un mejor espacio en el trabajo.

Esto tres puntos nos dejan en claro una cosa, tu jefe es un humano y así como tú necesitas incentivos para cumplir con tu deber, él también, así que trata de fortalecer tu relación e incentiva lo bueno.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR