Según una publicación en la revista International Journal of Climatology (Diario internacional de climatología), un grupo de investigadores dedicados al estudio de los cambios climáticos como producto de los efectos del vuelo de los aviones, ha concluido que durante la segunda guerra mundial, el vuelo de miles de bombarderos aliados que partieron de Inglaterra para brindar su apoyo a los países del resto de Europa afectados por la guerra, durante los años 1943 y 1945, llegando a cifras de hasta más de 1.400 bombarderos en una mañana, afectó considerablemente al clima circundante a las bases militares.

La mañana del 11 de mayo de 1944, fue la fecha con mayor registro de este movimiento aéreo de los bombarderos británicos, lo cual produjo un descenso de la temperatura en 0,8 °C sobre las bases militares, según los cálculos de este grupo de científicos.

Por otro lado, el conocimiento sobre las posibles alteraciones climáticas que los aviones generan, no es realmente nuevo, tratándose de uno de los planteamientos más frecuentes tanto en la aeronáutica como en la climatología, sin embargo, muy poco ha sido lo que esta ciencia había indagado sobre el pasado de la aviación y más aún en los momentos más álgidos que ésta viviera.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR