Antes de que las relaciones terminen, existen señales para comenzar a sospechar que la otra persona ya no quiere continuar con el vínculo. La falta de detalles, de sexo, temas de conversación e interés son algunas de las señales más comunes ante una pronta ruptura. Es por eso que hoy vamos a profundizar aún más en algunas conductas que podría manifestar tu pareja cuando ya no quiere estar contigo.

Falta de atención

Cuando una relación recién comienza, la otra persona está pendiente de cómo nos sentimos o tiene la curiosidad de saber cómo estamos. El problema recae cuando deja de mostrar atención, aun cuando su pareja sigue mostrando el mismo nivel de atención.

No más detalles

Dentro de las emociones de tener una pareja, se encuentran aquellos pequeños detalles con los que la otra persona puede mostrarnos su cariño. Si de pronto la pareja deja de realizar esto se puede prever el final de la relación.

Menos sexo

Al inicio de la relación los momentos de intimidad y las relaciones sexuales son constantes. Si estos momentos comienzan a escasear o se convierten en una rutina, es mejor que las parejas se preparen para la ruptura.

Prefiere a sus amigos

Es normal que dentro de una relación ambos tengan sus salidas con sus amigos; eso es muestra de su independencia. Sin embargo, el final podría acercarse si alguno de los dos comienza a hacer planes con mayor frecuencia con sus amigos que con su pareja.

Poner al trabajo como excusa

En algunos casos es normal que las parejas tengan un horario muy apretado con su trabajo, incluso que algunos días salgan tarde por petición de sus jefes. Lo raro comienza cuando ya no salen con sus parejas poniendo de excusa su trabajo.

Disminuye la comunicación

Dentro de una relación la comunicación es muy importante. Si de pronto comienza a escasear la plática en la pareja o los temas de conversación largos son cada vez más raros, puede ser síntoma de que la relación va en caída y el final podría ser inevitable.

Pérdida del respeto

Otro punto importante es el hecho de que comience a disminuir el respeto. El hablar de forma violenta o comportarse de manera agresiva es un indicativo de que la otra persona no quiera estar con su pareja.

El comenzar una relación con alguien que uno ama es lo mejor que le puede suceder a alguien, el problema es mantener la relación igual que el primer día. Si tú comienzas a notar alguna conducta parecida a las anteriores, lo mejor es que tengas una charla con tu pareja para saber si quiere o no continuar con el vínculo que han creado.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR