El VIH/SIDA es una enfermedad difícil de identificar a tiempo, especialmente porque carece de síntomas claros y notorios que te permitan detectarla antes de que la infección esté avanzada.

Pero si crees que estás en riesgo de tenerla o simplemente quieres estar seguro de tu salud sexual, te contamos cuáles pueden ser algunos síntomas o señales para que estés alerta.

Aunque el VIH/SIDA no tiene síntomas claros o recurrentes, existen algunas claves que te pueden ayudar a detectarlo a tiempo. Aunque obviamente si crees que podrías estar en riesgo lo ideal es que te hagas un examen y no te esperes a ver síntomas.

Antes de empezar, recuerda que el VIH y el SIDA no son exactamente lo mismo. El VIH es el virus que causa la enfermedad infecciosa y destruye tu sistema inmunológico. El SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es considerada la etapa final de esta infección y que el ser VIH positivo no significa que automáticamente tengas SIDA, pues la infección puede tarda varios años en desarrollarse y no siempre genera el Síndrome.

Ahora sí, comencemos…

Prueba del VIH

Para saber si eres VIH positivo, como se define cuando te haz infectado con el virus, la forma más segura es haciéndote una prueba del VIH. Es un examen de sangre en el que se buscan los anticuerpos del virus. Te puedes hacer la prueba en cualquier momento. Dependiendo del tipo de prueba, te puedes hacer una en la sangre entre una y cuatro semanas después de la exposición (midiendo el antígeno- prueba de p24) o entre 2 y 4 meses después de la exposición (midiendo los anticuerpos, pues tu sistema inmunológico necesita tiempo para crearlos, con una prueba que se llama ELISA por sus iniciales en inglés que se confirma con una que se llama Western Blot). Estas son las pruebas tradicionales.

Además de las pruebas, puede haber algunos síntomas o señales que varían en la medida en que la infección avanza.

Síntomas iniciales

Tan pronto te infectas con el virus, puedes tener uno o varios síntomas parecidos a los de una gripe suave que duran máximo un mes:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Cansancio y fatiga
  • Salpullido o erupción

Aunque muchos los confunden con cualquier infección o gripe, los médicos lo han identificado como síndrome retroviral agudo o infección primaria.

Síntomas de infección avanzada

Después de la etapa inicial de la infección, puede que algunos de esos síntomas regresen o que no vuelvas a tener síntomas hasta por 10 años. Pero eso no quiere decir que no esté pasando nada en tu cuerpo. Mientras tanto, el virus del VIH se está multiplicando y está atacando tu sistema inmunológico destruyendo tus células inmunológicas, más conocidas como CD4+. Estas células son glóbulos blancos encargados de controlar tu sistema inmunológico para defenderte de las infecciones. En la medida en que tus células CD4+ se van destruyendo, estás cada vez más propenso a contagiarte de otras infecciones.

Síntomas de la etapa final de infección

En esta última etapa, los síntomas iniciales se vuelven cada vez más crónicos y puedes tener nuevos síntomas como:

  • Agotamiento extremo
  • Sudoración nocturna
  • Escalofríos
  • Fiebre superior a 100ºF (38ºC) durante varias semanas
  • Tos seca y falta de aire
  • Diarrea crónica
  • Cólicos abdominales, náuseas y vómito
  • Pérdida de peso
  • Ampollas blancos en tu lengua, tu boca o en el ano debidos a herpes
  • Ganglios linfáticos inflamados, especialmente en la garganta provocándote dolor y dificultad para tragar
  • Problemas de visión
  • Problemas de memoria y confusión mental

Síntomas del SIDA

Como se considera que el SIDA surge en la etapa final de la infección, los síntomas principales son iguales. Pero, para diagnosticar oficialmente que una persona tiene SIDA tiene que cumplir con alguno de estos factores:

  • Un conteo de CD4+ menor de 200; normalmente debe estar entre 800 y 1,000.
  • Desarrollar una infección oportunista (el tipo de infecciones que se aprovechan de que el sistema inmune está bastante deteriorado, como Pneumocistis Carini, Toxoplasmosis, Citomegalovirus, etc.) o ciertos tipos de cáncer, que no son comunes en las personas saludables (como el Sarcoma de Kaposi, entre otros).

Quizá sea difícil, pero vale la pena hacer el esfuerzo por identificar esta enfermedad infecciosa temprano, pues es la clave para que los tratamientos puedan tener mejor efecto en ti para mantenerte saludable más tiempo y para prolongar tu vida. ¡Empieza cuanto antes! Recuerda que el VIH/SIDA es algo que hay que tomar muy en serio.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR