Suele ser uno de los problemas más comunes y casi que se da por regla general. Pero si usted es de quienes quieren hacer parte de la excepción, conozca estos trucos para evitar que esta situación suceda.

En la teoría, cuando usted logra un salario mayor puede darse más gustos y tener más comodidades y opciones de lo que antes podía. Al fin y al cabo, es una forma de compensación de su arduo trabajo y esfuerzo por crecer profesionalmente. Pero si tuviera una responsabilidad financiera muy alta, sabría que en la misma cantidad que va a gastar, debería también ahorrar.

De acuerdo con LearnVest, esta tendencia de gastar más entre más se gana se conoce como “el estilo de vida inflacionario” en la que todos los costos aumentan mientras se obtienen más ganancias, tanto en cantidad como por “calidad”.

Pero lo que realmente ocurre en esas situaciones es que se busca obtener productos o servicios que antes se veían un poco “inalcanzables” o que no se consideraban como útiles o necesarios antes pero que, ahora, podrían brindar una mayor comodidad en otros aspectos. Entonces, ¿qué hacer?

Las estrategias

1. Lo ideal: primero que tiene que tener en cuenta es que es algo normal y no tiene que sentirse culpable por eso. Simplemente es ser consciente y, si está dentro de sus condiciones, seguir manejando el mismo presupuesto que tenía antes del ascenso y, lo nuevo, dejarlo todo como ahorro claro, una parte para su fondo de emergencias, otra para pensiones y una última para experiencias (sea viajes o momentos para compartir con quienes más quiere).

2. La siguiente estrategia que puede aplicar es reorganizar su presupuesto estableciendo prioridades. Por ejemplo, si sabe que tomar otro tipo de transporte le ayudaría a estar más cómodo y tranquilo, pero sale un poco más costoso, haga las cuentas para verificar si el cambio realmente puede valer la pena o si puede seguir haciendo un sacrificio. Así, puede considerarlo con otros aspectos: como la posibilidad de tomar un arriendo más costoso, pero más cerca de su casa o también, empezar a pagar la cuota de un carro.

Lo ideal es que, dependiendo de la proporción en que haya aumentado su salario, usted sólo aumente sus gastos en un máximo de 25%. Por ejemplo, si su salario aumentó el 50%, los nuevos gastos no deben exceder el 25% de ese 50%, en cifras: si su salario era de $1.000.000 y aumentó $500.000, procure que sus nuevos gastos no excedan de $125.00, para que pueda ahorrar $250.000 y tener un resguardo de $25.000 mensuales.

Esto le podrá ayudar a tener un mayor control de sus finanzas y tener una mayor responsabilidad cuando se trata de ahorro.

3. Según el experto que consulta LearnVest la clave no está en pensar en qué privarse y qué no respecto a costos de diversión o de lujo. Los gastos que realmente tiene que poner a consideración son aquellos que estén relacionados con el crecimiento de su negocio o profesión así como los de calidad de vida.

Entonces, debe hacer una organización de sus gastos de mayor a menor y luego de esto, concentrarse en cuáles pueden ser los que se deben reducir los más grandes.

Otro de los consejos es cerrarle la puerta a créditos innecesarios, ya sea de vehículos o tarjetas que, lo que pueden generar, es un “hueco” mayor a su presupuesto. En tanto, lo ideal es que ese nuevo ingreso sea destinado casi que en su totalidad a acabar con las deudas que se tenían anteriormente.

Finalmente, evitar a toda costa las compras impulsivas que, lo que pueden hacer es perder el horizonte de presupuesto y generar impactos más grandes en las finanzas mensuales.

4. Un nuevo estilo de vida puede darse de la noche a la mañana, pero aceptar esos cambios y adaptarse a ellos, es algo que solamente se hace con el tiempo. Así, esta estrategia lo que propone es que asuma con “lentitud” ese nuevo salario, más aún, si es de quienes se proyectan a futuro como una persona que quiere ser millonaria.

Según Money Crashers, lo importante es hacer una planificación de un nuevo estilo de vida con el paso del tiempo. Entonces, mientras los primeros meses procurará seguir con el mismo presupuesto “apretado” que tenía antes del ascenso (el resto irá para deudas y ahorro 50%-50%), luego del primer trimestre, empiece a considerar esas modificaciones que le conviene hacer para sentirse más tranquilo o más cómodo. Al fin de cuentas, recuerde que siempre será ideal ahorrar entre el 10% y el 20% de su salario.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR