Los combustibles fósiles -carbón, gas y petróleo- perderán su mercado como fuentes de energía eléctrica, escribe el experto Vladímir Sidoróvich.

Como en los próximos años la electricidad producida a partir de energías renovables se abaratará, no se construirán nuevas centrales eléctricas que usan hidrocarburos, mientras que las existentes serán reemplazadas por centrales eléctricas de energía renovable.

Las tecnologías de energías renovables como la solar y la eólica han alcanzado un nivel de desarrollo tan alto que se han convertido en rivales de los métodos tradicionales de producción de energía a base de combustibles fósiles, escribe el experto Vladímir Sidoróvich en su libro ‘Revolución mundial de la energía: ¿Cómo cambiarán nuestro planeta las fuentes de energía renovables?’.

Sidoróvich opina que la inestabilidad de los precios en los mercados de materias primas es lo que lleva a buscar formas alternativas de suministro de energía.

Además, sugiere que los países que dependen de las naciones proveedoras de energía buscarán establecer una política de sustitución de importaciones y se esforzarán en reducir esta dependencia.

El calentamiento global causado por la actividad humana también requerirá nuevos enfoques que permitirían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde 1973 la cantidad de las emisiones de dióxido de carbono se ha duplicado, siendo el sector de la energía responsable de dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que, aproximadamente, el 80% del consumo global de energía es proporcionado por los combustibles fósiles. El mantenimiento de la estructura actual de producción y uso de energía podría conllevar consecuencias catastróficas para la humanidad, sugiere el libro.

El autor predice que en la segunda mitad del siglo la temperatura aumentará en 6 grados, lo que también tendrá consecuencias irreparables.

Vientos de cambio

“Está claro que hemos llegado a los límites hasta los que puede crecer la economía global basada en petróleo y otros combustibles fósiles”, sostiene el autor. En este contexto, el desarrollo de las energías renovables se antoja fundamental para la preservar la vida en la Tierra.

Los nuevos proyectos para el desarrollo de los yacimientos de hidrocarburos son arriesgados, opina Sidoróvich, ya que en los próximos años se enfrentarán a la competencia de las nuevas fuentes de energía.

La energía renovable representa hoy el 100% de la electricidad suministrada a todos los centros de datos de Apple, gran propietaria de plantas de energía solar. Por su parte, IBM planea cubrir para 2020 el 20% de sus necesidades usando fuentes renovables, mientras que desde 2007 Google presume de dejar en el planeta “una nula huella de carbono”. Según recoge el libro, además de la cuota del 35% de energía renovable en el consumo de energía de Google, la compañía está tomando medidas para compensar las emisiones de CO2, principalmente mediante la inversión en empresas para la producción de energía limpia.

El autor destaca que la naturaleza de las fuentes de energía renovable de generación eólica o solar es inestable y dependiente de las condiciones climáticas. Sin embargo, Sidoróvich ve con optimismo el futuro del mundo sin petróleo.”Recordemos que el hombre vuela al espacio y es capaz de utilizar la energía nuclear. En comparación con estos logros ‘la domesticación’ de la energía eólica y solar no parece una tarea tan difícil, y no tengo ninguna duda de que se vaya a resolver con éxito”, sostiene

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR