Generalmente es durante la adolescencia donde las personas encuentran el primer amor, pero este es distinto al que tiene una persona más madura y/o con más experiencia.

En esa etapa los sentimientos son más desenfrenados y es por eso que duele más esa ruptura que las que le presiden. Pero ahora, te ayudaremos a superar a tu primer amor, para que te sientas mejor y puedas ir en busca de una nueva pareja.

Como llevar la ruptura

Si tu pareja rompe contigo sin razón aparente y creías que todo estaba bien entre ustedes, además de aun amarse, puede ser mas difícil. No te dejes vencer por eso, al contrario, tómalo como una forma de conocer gente nueva, hacer cosas diferentes y con el tiempo volverte a enamorar.

Si te metiste mucho en la relación o fue una relación larga, primero entiende las razones que llevaron al rompimiento y tenlo presente para tus próximas relaciones, para que no vuelvas a caer en el mismo error, además trata de encontrar a alguien que te quiera y te respete más.

Lo que no debes olvidar es que aun eres joven, tienes todo un camino por delante y el amor de tu vida está allá afuera. Tienes mucha gente por conocer y tiempo suficiente para eso.

Si por otro lado, tú fuiste el que finalizo la relación, ten siempre presente la razón por cual tomaste esa decisión, como el hecho de que cambiaron tus sentimientos por esa persona, el distanciamiento geográfico o que ya no podían verse a menudo, tener que enfocarte en tus estudios o quizá porque la otra persona dijo o hizo algo que a ti no te pareció o te molesto.

También debes terminar de la mejor manera posible, no te dejes llevar por tus impulsos y echarle en cara algo, gritarle o pelear para no hacer sentir mal a esa persona y que te termine odiando. Lo mejor es hablar tranquilamente, evitar que ambos se enojen porque a la otra persona también le dolerá la ruptura, la mejor forma es recordar aquellos momentos buenos en la relación, pero no para regresar sino para ser más gentil a la hora de decirle a tu pareja.

Habla con alguien sobre lo que sientes

Después de terminar, lo mejor es hablar con alguien que te escuche. Los primeros en que pensaras son en tus amigos, aunque esa no es una relación muy estable y muy poco duradera.

Eso no quiere decir que no hables de eso con ellos, sino que trates de evitar temas íntimos como el sexo, debes tener en cuenta que su opinión se puede ver distorsionada ya que pueden estar de tu lado, pueden estar de lado de ella si se conocían y en cualquier caso opinión no será tan sincera. Aunque si te pueden ayudar a sentirte mejor, sobre todo poco después de ese suceso.

Si quieres tener una plática más profunda y más sincera lo mejor es ir con tus padres o hermanos, aunque parezca que ellos no te comprenden debes saber que han pasado por más situaciones que tú y tienen muchos consejos.

Para que ellos te puedan ayudar debes decir las cosas tal y como fueron, ser seguro y abrirte a temas que te serán incomodos como el sexo, pero ellos sabrán orientarte mejor que nadie. Tampoco debes aguantarte las ganas de llorar; llora todo lo que quieras, después de eso te sentirás mejor.

Temas como el embarazo, las enfermedades de transmisión sexual, métodos de planificación, deben ser tratados por mayores, como padres o maestros, y con alguien al que le tengas mucha confianza pero que sepa de lo que habla. El no tratar este tema de forma seria o teniendo información equivocada pueden traerte problemas graves a futuro o en ese momento.

Después de resolver todas tus dudas, de llorar todo lo que debiste y sentirte mejor, trata de recobrar las ganas de salir, de volver a hacer las cosas que te gustan. Así que báñate, ponte tu mejor ropa y sal más menudo con tus amigos; eso te hará sentir mucho mejor.

El salir más menudo no significa que debes buscar nuevamente el amor, ni mucho menos pensar en el sexo, esto es un proceso lento que debes dejar pasar hasta que te sientas seguro/a de ti. Recuerda que el amor viene solo, así que no te apresures y solo preocúpate por vivir de la mejor manera tu adolescencia y tu vida.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR