Según sus efectos químicos y sociales, podemos clasificar las drogas dependiendo del nivel de adicción que provoquen.

Existe una confusa relación entre las normas sociales y la química, tanto que nos basamos en esta para catalogar como adictivo, peligroso o simplemente benigno un producto. Es así como el alcohol, por ejemplo, es parte de variadas y permanentes interacciones sociales aunque sea el responsable de miles de muertos cada año en el mundo entero, entretanto drogas de uso psiquiátrico como el LSD son rotundamente desestimadas por la sociedad.

Una persona es adicta a una sustancia, cuando se convierte en dependiente de la misma. Entonces, ¿cuáles sustancias están sorprendentemente admitidas, pero resultan ser muy destructivas?

Un informe realizado por el director de Neuropsicofarmacología del Imperial College de Londres, junto con grupo de expertos, indica las 3 sustancias que producen más adicción en el mundo:

La Heroína

Quizás la que más estigmas posee de todas las drogas ilícitas, fundamentadas principalmente por los altos niveles de adicción que produce.

La mayoría de adictos a la heroína experimentan niveles de dolor bárbaros al intentar abstenerse de su consumo, por lo que prefieren continuarlo antes que soportar los tormentosos síntomas. Esto conlleva a los expertos a considerarla como la más adictiva y peligrosa de todas las drogas, causando la muerte con solo una proporción de 1:5, es decir que se requiere de una dosis cinco veces más concentrada o fuerte de “lo normal” para matar a una persona, mientras que la marihuana o el LSD poseen una proporción de 1:1000.

El Alcohol

Es con seguridad la sustancia más paradójica, pues en la gran mayoría de países del mundo el alcohol es ampliamente permitido y legalizado a pesar de que puede generar en el cerebro un aumento del 40 al 360% en sus niveles de dopamina.  Esta sustancia es señalada por varios expertos como la más nociva en la sociedad, teniendo en cuenta el nivel de daño que causa entre los consumidores y las personas que les rodean.

La Cocaína

Al igual que el alcohol, esta sustancia actúa al interferir directamente en el aumento de dopamina en el cerebro, convirtiendo en adictas a un 21% de las personas que le consumen.

Esta droga, obtenida de las hojas de la planta de coca, es considerada altamente peligrosa por la fuerte acción farmacológica y su larga permanencia en el organismo, provocando situaciones depresivas en las personas que al intentar salir de ese estado continúan consumiendo y de esta forma generan dependencia.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR