Esta práctica se originó hacia los años veinte, pero no fue hasta 1960 con la llegada de la revolución sexual cuando cobró auge, consistía en intercambiar esposas, sin embargo, con los años el término se consideró altamente sexista, y con mucha razón, por eso hoy lo conocemos como Swingers, que en español se puede traducir como balancearse o columpiarse.

Como lo indicamos, aunque tiene casi cien años de práctica, no fue hasta la ultima década cuando empezó a popularizarse, como un secreto a voces, no es fácil encontrar a una pareja que pueda hablarte libremente sobre esto, pues el anonimato es una de sus reglas primordiales.

Tampoco es tarea sencilla encontrar un club que sirva como punto de encuentro para las parejas, pues el tabú en torno a este tema los hace clandestinos. Además se trata de algo tan íntimo que las parejas prefieren asistir a lugares exclusivos para evitar riesgos de cualquier tipo.

Swingers, un siglo de tradición 1

Lo poco que se conoce es que la mejor forma de ingresar es conocer a alguien en el medio que los recomiende como pareja, además ciertas reglas aplican, se trata de parejas casadas o comprometidas y deben ser de una edad de treinta años en adelante.

Claro que existen otras formas de integrarse a este clandestino mundo, una de ella es entablar amistad casualmente con otra pareja y con el tiempo si se da el caso, y ambas partes están interesadas, comenzar con la práctica.

Por su puesto con el auge de las redes sociales ha surgido miles de páginas para encuentros de este tipo, sin embargo se recomienda que dada la intimidad de esta práctica la web no es del todo recomendable, recuerda que se trata de tu vida privada y no deberías exponerla ante cualquier conocido de Internet.

Swingers, un siglo de tradición 2

Se han conocido testimonios de parejas que aseguran que al comenzar a ser Swingers la vida les ha cambiado, pues experimentan la sexualidad de otra manera. Es por ello que antes de comenzar esta práctica se debe conversar abiertamente con tu pareja. Recuerda que ambos deben estar de acuerdo, además es recomendable que asistan a una terapia de pareja para asegurarse de que esto es lo que necesitan, por el contrario, podrían causar graves problemas a su relación.

Recuerda que experimentar cosas nuevas no está del todo mal, lo único que deben hacer es conversar y estar completamente convencidos antes de iniciarse en este mundo, de esta manera evitarán posibles consecuencias que dañen realmente el sentimiento que siente uno por el otro.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR