Cuando hablamos de tatuarse la piel estamos totalmente de acuerdo de que esta no es una decisión que deba tomarse ligeramente, pues hay muchos riesgos asociados además del estigma social y las preocupaciones de que es algo que perdurará para toda la vida, algunos le atribuyen el cáncer de piel, infecciones cutáneas, y otras infecciones graves como hepatitis o el sida; sin embargo ¿alguna vez te has preguntado si podría llegar a ser beneficioso para tu salud?, a propósito de esto un grupo de investigadores concluyeron que tatuarse podría favorecer tu sistema inmunológico.

El estudio fue realizado por tres científicos investigadores de la Universidad de Alabama, quienes tomaron una muestra a 29 personas que fueron sometidas a sesiones de tatuajes, unos por primera vez y otros quienes ya se había tatuado antes; en ellos se tomaron muestras salivales  antes y después de la sesión para medir los niveles de inmunoglobulina A, el cual es un anticuerpo que actúa ante virus y bacterias, y los niveles de cortisol, esta es la hormona asociada al estrés.

Los resultados arrojan que tatuarse ayuda a fortalecer la respuesta del sistema inmune del organismo ante la presencia de virus y bacterias, protegiéndonos de infecciones comunes, es decir, tatuarse podría favorecer tu sistema inmunológico. PERO OJO, un aspecto interesante de este estudio es que este resultado favorecedor solo aplica para quienes ya se habían tatuado antes, no para quienes se tatúan por primera vez.

Explica que para aquellos que ya habían sido tatuados hubo un incremento en los niveles de inmunoglobulina y los niveles de cortisol era bajos, pues ya el cuerpo está preparado para enfrentar el dolor que provoca un tatuaje; sin embargo para quienes se tatuaban por primera vez los niveles de cortisol eran elevados debido al dolor, lo cual baja las defensas y los hace vulnerables a las infecciones.

Esto funciona como tu primer día de gimnasio; los primeros días sentirás pesadez y  dolores musculares, hasta que tu cuerpo se acostumbra y entonces ves los beneficios; lo mismo ocurre con los tatuajes, el cuerpo va haciendo más flexible el umbral del dolor y se prepara para responder mejor el sistema inmune.

Por supuesto este estudio ya tiene sus detractores y críticos, alegando que las consecuencias negativas superan las posibles positivas y no alentarían a nadie a hacerlo. Sin embargo queda de tu parte decidir cómo quieres fortalecer tu sistema inmunológico.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR