razas de perro

“Cómprate mejor un Golden Retriever que son perros ideales para los niños”, o “Si de cuidar la casa se trata, nada mejor que un Rottweiler”. De seguro has escuchado alguna de estas afirmaciones antes, pero ¿de verdad son tan distintas unas razas de perro de otras? De la forma que percibimos cada raza está la diferencia, más que en la realidad.

La moda de realizar cruces entre perros con propósitos exclusivamente estéticos para colocarlos bajo exhibición en concursos surgió entre la aristocracia británica a fines del Siglo XIX.

El más antiguo club canino, el del Reino Unido, estableció distintas categorías de perros, y para ello se basó en el uso que en aquella época se le daba a cada raza en el mundo real. De esta clasificación resultaron estas siete categorías:

  • Perros de caza: razas utilizadas para la recuperación de patos y otras aves de caza.
  • Sabuesos: perros expertos en rastreo para actividades de cacería superior.
  • Perros pastores: razas principalmente usadas para cuidar rebaños de ovejas.
  • Terriers: perros fieros tradicionalmente destinados a cazar pequeñas plagas como comadrejas y ratas.
  • Perros de juguete: pequeños canes con propósitos de compañía.
  • Perros de trabajo: razas de perros grandes que comúnmente se utilizan para cuidar propiedades.
  • Perros de utilidad: en este último grupo los clubes asignaron las razas que no encajan definitivamente en ninguna de las anteriores.

Esta designación se ha conservado actualmente como referencia y se utiliza, con matices según el país, en centros de cría de perros alrededor del mundo.

El asunto es que esta clasificación continúa usándose aunque en la mayoría de los casos, los perros ya no se utilizan para su propósito inicial. Cada categoría está asociada a ciertas cualidades específicas. Por ejemplo, los perros de caza son más activos y atentos, a los pastores se les considera más inteligentes y a los de trabajo más valientes y feroces.

En realidad no existe ningún estudio que pueda limitar determinadas aptitudes a una raza concreta que no sea posible trasladarle a otras. Un ejemplar de compañía perfectamente puede ser tan activo y despierto como un perro de caza y tan fiero como uno de guardia, y un perro de trabajo puede ser tan manso y juguetón como uno de compañía.

Existen más de 800 razas de perro que biológicamente se enlazan bajo una única especie, la del Canis lupus familiarisun lejano descendiente del lobo.

En definitiva, las cualidades o aptitudes que asignamos a cada raza no están fundamentadas en características biológicas propias, sino en una combinación de cualidades que tradicionalmente se han vinculado a los perros, asociadas a su fisonomía y reputación. Así pues, las diferencias existen, pero en nuestra cabeza.

[Applied Animal Behaviour y NCBI vía MinuteEarth]

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEGIZMODO
COMPARTIR