¿Alguna vez te has preguntado si el horario en el que comes puede afectar tu peso? Si tu respuesta es no, tal vez sea el momento de comenzar a hacerlo, pues una investigación española ha encontrado que almorzar tarde podría hacer más difícil la pérdida de peso. Sigue leyendo y descubre más detalles.

¿Eres de los que prefiere almorzar temprano y abundante o de los que comen poco al mediodía y tienen la cena por comida principal? Las costumbres alimenticias son distintas en cada cultura y cambian de una persona a otra. Lo mismo ocurre con el horario en el que comemos: hay quienes siempre lo hacen a la misma hora y los que lo hacen cuando pueden. Pero, ¿es lo mismo comer a una hora u otra? Especialmente la pregunta es cuando queremos perder peso.

Una investigación reciente que ha sido publicada en la revista International Journal of Obesity, indica que almorzar temprano ayudaría a las personas obesas que desean bajar de peso. Por el contrario, las personas que almuerzan después de las tres de la tarde, podrían obtener peores resultados a la hora de hacer dieta.

Para llegar a estos hallazgos, unos científicos españoles analizaron a 420 adultos obesos o con sobrepeso, que participaron en un programa de cinco meses para perder peso, acompañado por sesiones de terapia de grupo con asesoramiento sobre nutrición y ejercicios, que además midieron y registraron datos acerca de la dieta, el peso y la actividad física.

Por ejemplo, a los participantes se les pidió que consumieran una dieta mediterránea tradicional, que incluye bastante pescado, aceite de oliva, verduras y granos integrales, pero poca carne roja y mantequilla, pero no les dijeron nada sobre el horario de sus comidas.

Al finalizar el programa, los investigadores encontraron que los que comían el almuerzo tarde perdieron alrededor de 25 por ciento menos peso que los que usualmente almorzaban antes de las 3 de la tarde.

En detalle, la mitad del grupo que usualmente almorzaba después de las tres de la tarde perdió casi 8 kilos (17 libras) en promedio, mientas que los que lo hacían antes perdieron alrededor de 10 kilos (22 libras). Por el contrario, no hubo evidencia de que el momento en que los participantes tomaban el desayuno o la cena afectara su pérdida de peso.

Si bien no se sabe con certeza por qué un almuerzo tardío podría relacionarse con una pérdida de peso más lenta, una posibilidad es que al menos algunos de los que comen el almuerzo tarde esperan demasiado tiempo entre comidas, lo que podría tener efectos sobre el metabolismo. Por ejemplo, el grupo que comía el almuerzo tarde tenía más probabilidades de comer un desayuno ligero o de no desayunar en absoluto.

De todos modos, hay que tener en cuenta que este estudio ha sido desarrollado con personas que residen en España, donde el almuerzo es la comida principal. Por eso, se desconoce si estos resultados también se aplicarían en otros lugares como en los Estados Unidos, por ejemplo, en donde para la mayoría de las personas, la cena es su comida principal.

Lo que sí parece quedar demostrado es que el horario en el que se come es importante para mantener un plan alimenticio saludable, entre otras cosas, aunque aún faltan más datos para conocer si produce efectos diferentes cuando se busca la pérdida de peso.

Y tú ¿a que hora tomas tu almuerzo? Si quieres seguir un plan alimenticio saludable para bajar de peso, especialmente si estás teniendo dificultad para lograrlo, considera consultar con un dietista certificado o con tu médico para que te indique que es lo más apropiado para ti.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR