Bien lo dice el dicho, que nadie está recubierto de oro, para ser del agrado de todos, sin embargo, pueden serte de gran utilidad estos simples consejos, para lograr una excelente primera impresión en los demás.

Si tienes especial interés por agradarle a los demás con facilidad en determinado momento, la buena educación será entonces tu mayor herramienta.

Ser cortés no quita lo valiente, de hecho, puede más bien ayudarte a tener aún más valor para poder hacerte ver por los demás, y en sobremanera se quieres hacerlo con la mejor actitud posible, para que los demás sientan que en realidad eres agradable, rompiendo inmediatamente con el incómodo frío que suele presentarse entre los desconocidos.

Saludar con gentileza a las demás personas será un hábito que podrá abrirte muchas puertas, y es que en realidad, las personas están siempre predispuestas a ser indiferentes entre sí, el saludo y la cordialidad han perdido espacio entre la moderna sociedad tecnológica que tenemos hoy en día, así que aprovecha esa brecha y regala una agradable sonrisa para agradar a quienes te rodean, particularmente a aquellas que lo hacen por primera vez, de este modo, será aún más fácil cualquier contacto posterior.

El lenguaje corporal que expresas con toda tu presencia, necesariamente deberá dirigirse en función de que puedas agradarle a los demás, y de seguro esta será la parte no tan fácil del asunto, ya que tendrás que estar consciente constantemente de dirigir tu mirada a la de tu interlocutor, mientras mantienes tu cuerpo muy ligeramente inclinado hacia éste, en posición completamente abierta y relajada, para que los demás puedan percibir de ti que estás tan interesado en ellos, como ellos lo puedan estar en ti, disfrutando de un primer contacto agradable, fácil y ameno, del cual puedan resultar nuevas relaciones futuras de mucho provecho.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR