oficina saludable

Seguramente la mayor parte de tu día la pasas dentro de una oficina. Aunque estar sentados frente a un ordenador alrededor de 8 horas diarias no es precisamente una alternativa saludable, si es posible convertir nuestra oficina en un sitio más propicio para el bienestar y la salud.

1. Mejor ventilación

Los ambientes de oficina son muy conocidos por causar alergias y el aire -tóxico- del entorno, también puede disminuir nuestra capacidad intelectual. Así, un reciente estudio de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, aseguraba que las oficinas con mejor ventilación natural y reducidos niveles de contaminación atmosférica se relacionaban directamente con óptimos niveles de rendimiento.

2. Trabajar de pie

Quizás esta alternativa sea para la mayoría la menos asequible. Si pudiéramos reemplazar nuestro escritorio por un mostrador de pie, nos ayudaría a movernos más durante la jornada laboral y, obviamente, a sentarnos menos. Estar de pie todo el día tampoco es recomendable, sin embargo, podemos usar una configuración de escritorio que nos permita ajustar el espacio de trabajo tanto como nos convenga.

3. Mantener un vaso con agua

Consumir agua en tiempo laboral no solo mejora nuestra piel, sino además nos ayuda a suprimir el apetito y a prevenir dolores de cabeza durante épocas secas y cálidas del año. Cabe recordar que el agua es fundamental para mantener el adecuado funcionamiento de los riñones y el hígado, ya que elimina las toxinas de nuestro cuerpo.

4. Ubicar el escritorio cerca de la ventana

En lo posible, ubica cerca de una ventana tu escritorio, pues varios estudios hechos en la Universidad de Northwestern, Estados Unidos, comprueban que los trabajadores que tienen ventanas en su oficina son más activos físicamente y duermen mejor, comparados con aquellos que no las tienen. Realizar nuestras actividades obteniendo mayor cantidad de luz natural estando sentados cerca a una ventana, nos ayuda a mantener niveles bajos de estrés, así como un apropiado ritmo circadiano de trabajo.

5. Usar aromaterapia

Poner velas con aromas naturales o un difusor de esencias, nos brindará una sutil fragancia que mejorará nuestro estado de ánimo y nuestra memoria. Especialmente, se recomienda el uso de olores cítricos.

6. Picar sano

Aquella máquina dispensadora de bebidas y snacks puede ser una opción muy tentadora. Sin embargo, lo más conveniente es omitir esa tentación alta en calorías y llevar a nuestro trabajo frutas, verduras, yogur o frutos secos, para esos momentos cuando se nos antoja o necesitamos comer algo entre horas.

7. Caminar en el descanso

Adquirir el hábito de salir a caminar durante las pausas de trabajo o justo después de su salida nos llevará a establecer una costumbre de vida saludable que hasta podemos terminar contagiando a todos los de la oficina. Un sencillo paseo de 5-10 minutos tres veces diarias mantendrá nuestro cuerpo en movimiento y un metabolismo en marcha.

8. Colocar una o varias plantas

Diversos estudios han demostrado que poner plantas en la oficina contribuye a mejorar la productividad en un 38%, el bienestar en un 47% y la creatividad en un 45%. Las plantas además ayudan a limpiar el aire de la oficina y a reducir el ruido estático. Deben ser plantas apropiadas para ambientes cerrados y que requieran poca luz como la planta de aloe o el lirio de la paz.

¡Compártelo en tus Redes!