Encontrar algo cuando se busca no es suficiente para determinar que nuestra casa está en orden. Estanterías, cajones o librerías ayudan a conseguir que todo esté en su lugar, pero es difícil mantener el orden cuando nuestra cabeza está en otras cosas y no sabemos decidir qué conservar de lo que tenemos.

Así nos lo recuerda Marie Kondo, autora de ‘La magia del orden’, un manual que ofrece herramientas para ordenar, no solo la casa, sino también nuestra vida. Todo va unido, según su experiencia. “Saber poner las cosas es básico, pero no suficiente. Podemos pasar horas o días recogiendo y no estar satisfechos”, escribe.

Según la escritora, uno de los “efectos mágicos de la organización es la confianza en la capacidad para tomar decisiones. Organizar significa coger cada objeto de la mano, y preguntarte si te inspira alegría y decidir si lo conservas o no. Un proceso que nos reafirma de manera natural en nuestras habilidades”.

Así las cosas, hay que desechar todo lo que no nos inspire alegría. “Recuerda que si no quieres desprenderte de algo puede deberse a dos razones: el apego al pasado o ansiedad por el futuro”, escribe Kondo, quien recomienda guardar las cosas que “realmente le hablan a tu corazón”.

El siguiente paso es desechar todo lo demás, pues al hacerlo “podrás reajustar tu vida e iniciar un nuevo estilo”, asegura.

Mantener la casa limpia y reluciente no es suficiente si la vivienda no está en orden. “Solo cuando la casa está ordenada los muebles cobran vida”, advierte. “De esta manera sentirás que se ilumina tu mundo y nunca volverás al caos. Es lo que yo llamo la magia de la organización”, concluye Kondo, que se ha hecho famosa con este libro.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR