Tomar medio litro de agua 30 minutos antes de cada comida podría ser una magnifica herramienta para ayudarte a perder peso, así lo mostró un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido.

El estudio publicado en la revista Obesity, refiere que beber 500 ml de agua media hora antes de cada comida (desayuno, comida y cena) llevó a una mayor pérdida de peso entre adultos obesos en comparación con quienes no tomaban agua antes de los alimentos.

“La belleza de estos hallazgos está en la simplicidad. Sólo beber medio litro de agua, tres veces al día antes de las comidas principales puede ayudar a reducir su peso”, expresó la doctora Helen Parretti, autora principal del trabajo, en información difundida por la institución académica.

“Cuando se combina con breves instrucciones sobre la forma de aumentar la cantidad de actividad física y una dieta saludable, esto parece ayudar a la gente a lograr una pérdida de peso adicional, a una velocidad moderada y saludable. Es algo que no se necesita mucho trabajo para integrar en nuestra vida cotidiana generalmente ocupada”, añadió.

Para el estudio los investigadores trabajaron con 84 adultos obesos y los dividieron en dos grupos. Al primer grupo se le pidió consumir 500 ml de agua potable media hora antes de desayunar, de comer y de cenar, durante 12 semanas. Al otro grupo se les instó a imaginar que su estómago estaba lleno antes de cada comida.

A todos los participantes se les realizó un control de peso antes del estudio y recibieron consejos sobre cómo mejorar su dieta y niveles de actividad física. Además se hizó una consulta telefónica como forma de seguimiento de la investigación 2 semanas después de haber comenzado el estudio.

Los resultados mostraron que los integrantes del grupo que bebió agua perdieron, en promedio, 2.87 libras (1.3 kg) más que los del grupo de control, es decir, al término de la 12 semanas perdieron un total de 9.48 libras (4.3 kg), mientras que los que imaginaban el estómago vacío solamente un promedio de 1.76 libras (0.8 kg).

Los investigadores esperan poder ampliar el estudio a un número mayor de participantes y durante un periodo de tiempo más prolongado para confirmar los resultados.

“La pérdida de unas pocas libras de más en el transcurso de un año puede ser significativo para un individuo, y esto podría ser una manera fácil de ayudar con la pérdida de peso. Es un mensaje simple que tiene el potencial de hacer una contribución real para la salud pública”, enfatizó la doctora Parretti.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR