Las oportunidades pueden hallarse en los lugares más insospechados. Joshua Wolfe se tropezó con una en la máquina de refrescos; mientras rellenaba su vaso en un restaurante reconoció el logotipo Aaron’s en la camisa del hombre que estaba a su lado. “¿Qué tal van las cosas en el maravilloso mundo del alquiler con opción a compra?”, le preguntó Wolfe, por hacer la conversación.

Esa simple pregunta suscitó media hora de conversación y le ganó una invitación para una entrevista formal de trabajo a los pocos días. Resultó que el hombre del logotipo era gerente regional de Aaron’s, una compañía de alquiler, con opción a compra (rent to own), de muebles y electrodomésticos.

Unas semanas más tarde, Wolfe era el gerente de cuentas de clientes en Aaron’s. “Mi consejo es estar siempre atento a las oportunidades, nunca dejes de buscarlas”, expresa quien enganchó a la oportunidad gracias a su personalidad.

Una investigación reciente de la Universidad de Harvard revela que en la actualidad las habilidades sociales son el principal factor para conseguir y conservar un trabajo.

Los empleadores incluso están dispuestos a pagar más a las personas con buenas habilidades sociales, según los datos.

Los robots y las computadoras pueden realizar tareas cada vez más sofisticadas, pero no son nada buenos en las interacciones humanas básica. Los empleadores están buscando personas “que trabajen en equipo y sepan comunica”, dice David Deming, profesor de la Harvard Graduate School of Education.

Autor de la investigación La creciente importancia de las habilidades sociales en el mercado laboral, Deming descubrió que en todos los ámbitos, desde puestos ejecutivos a los trabajos más humildes, las personas con mejores aptitudes sociales tienden a ganar más.

Lo anterior tiene sentido, pues casi todo el crecimiento del empleo desde 1980 se ha concentrado en ocupaciones donde las habilidades sociales tienen un gran peso.

Las mujeres pueden estar especialmente bien posicionadas para beneficiarse de esta tendencia desde la década de 1980, pues tradicionalmente tienen mejores puntajes que los hombres en la comunicación.

Eso no quiere decir que las habilidades técnicas no sean útiles, pero hay una tendencia nacional en Estados Unidos para que más jóvenes se acerquen a los campos STEM: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Pero el éxito requiere más que eso.

“No es que las habilidades cognitivas y la pericia en matemáticas no importen, es que no son suficientes”, explica Deming.

Si buscas empleo, Deming recomienda tener en cuenta:

1. Piensa en elegir campos en los que no puedas ser sustituido por una máquina

2. Elige campos donde interactúes con las personas.

3. Busca maneras de participar en equipos o grupos tanto como sea posible.

En el hogar de Wolfe, las buenas habilidades de comunicación tenían un papel preponderante. Su padre enseñó oratoria y comunicación interpersonal durante muchos años, y Wolfe está estudiando una licenciatura en psicología.

Wolfe volvió a recordar este verano cuán fundamentales son esas habilidades en el mercado laboral. Hace poco dejó su trabajo en Aaron’s porque consiguió un empleo de tiempo completo y mejor horario como asistente administrativo en el Rose State College, la escuela comunitaria donde está estudiando psicología. “Para esta posición, mi red de contactos fue crucial”, relató.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR