Una de cada 10 personas en el mundo padece un trastorno mental, pero solo el 1% del personal sanitario mundial presta sus servicios en esta área, alertó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS presentó el Atlas de la Salud Mental 2014 que pone de relevancia la falta de compromiso de los estados con las dolencias mentales.

“Los recursos económicos y humanos permanecen increíblemente minúsculos en el mundo entero”, denunció en rueda de prensa Shejar Saxena, director de Salud Mental de la OMS.

Pero además, existen enormes desigualdades geográficas en el acceso a los servicios de salud mental.
En término medio, en el mundo hay menos de un trabajador de salud mental por cada 10.000 personas.

En los países de ingresos bajos y medianos, la tasa se sitúa por debajo de 1 por cada 100.000 personas, mientras que en los países de ingresos altos es de 1 por cada 2.000 personas.

El informe revela que casi la mitad de la población mundial vive en países donde hay menos de un psiquiatra por cada 100.000 habitantes.

Asimismo, el informe señala que el gasto mundial en salud mental es muy escaso.

Representa menos de dos dólares por habitante y año en los países de ingresos bajos y medianos y más de 50 dólares en los países de ingresos altos.

La mayor parte del gasto corresponde a hospitales psiquiátricos, en los que se presta atención a una pequeña proporción de las personas que lo necesitan.

“El problema está en todos los lugares, porque por ejemplo, en los países ricos, tal vez tienen suficientes psiquiatras pero los médicos generalistas no tienen suficiente formación para detectar y tratar enfermedades mentales”, agregó Saxena.

La formación sobre salud mental al personal de atención primaria es esencial para reforzar su capacidad de reconocer y tratar a las personas con trastornos mentales graves y comunes, explicó el experto.

Consultado por qué considera que no hay suficiente consciencia de la necesidad de invertir más en esta área, Saxena respondió que cree que aún perdura el estigma en torno a las enfermedades mentales así como la “percepción errónea” de que éstas no se pueden curar.

En 2013, la OMS puso en marcha el Plan de acción integral sobre salud mental 2013-2020, que tiene cuatro objetivos: reforzar el liderazgo y la gobernanza en el ámbito de la salud mental; y prestar servicios integrales de salud mental y asistencia social en entornos comunitarios.

Así como poner en práctica estrategias de promoción y prevención en el campo de la salud mental; y fortalecer los sistemas de información, los datos científicos y las investigaciones.

“Si no invertimos ya, no lograremos alcanzar los objetivos autoimpuestos para 2020”, advirtió Saxena.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR