Esta ciudad española es la fragancia del azahar, el sonido de una guitarra flamenca, la postal de un pueblo escarpado en un cerro…

Una tierra repleta de vida

La ciudad andaluza eterna en sus óperas y en las imágenes pintorescas del gran arte del siglo XIX. Una tierra de grandes poetas, toreros, gitanos, heroínas operísticas y amantes de la fiesta. Aunque presenta un ambiente exageradamente romántico, retrata una pizca de verdad acorde a la modernidad. Andalucía continúa siendo un lugar repleto de vida, en donde el buen flamenco y la magia surgen cuando uno menos lo espera.

Un aderezo cultural

La emoción que emite la ciudad emana de su particular historia. Por 800 años se encontró en la frontera porosa de 2 diferentes fes, la musulmana y la cristiana. Como si fuese una barrica de jerez puesta a fermentar, su fecundación continua ha generado un gran número de maravillas: iglesias, mezquitas antiguas y complejos palatinos vastos repletos de yeserías, un nivel gastronómico inusitado con retoques norteafricanos y una cadena altiva de pueblos blancos predominando en el paisaje abrupto, desde callejas de Albaicín, hasta los bellos pueblos que coronan los paradisíacos cerros gaditanos.

Andalucía salvaje

Unos parques de golf anhelantes de agua no alcanzan para sojuzgar el variado e imponente ecosistema andaluz. Muchas regiones de la costa del sur se encuentran inalteradas y dentro se hallarán encantadores pueblos agricultores, en donde la vida parece mantenerse intacta desde tiempos inmemoriales. Más del 20% de su territorio es de índole natural, y las medidas preventivas han beneficiado la región. Avistar algunas especies, ya no es imposible, puesto que muchas de ellas han podido recuperarse, al igual que las vías verdes y los circuitos ciclísticos.

El duende

Una de sus máximas atracciones, posee una gracia inefable que logra empapar la cultura española. Se describe como un emotivo e intenso momento en el cual se puede sentir mediante una interpretación artística.

¿Por qué visitar Andalucía?, por las inimaginables vistas, sus exóticos paisajes, su gran y extensa cultura, su arte idílico. No es de extrañar, que esta reliquia española se encuentre dentro de una de las ciudades más imponentes del continente europeo, gracias a sus latentes virtudes y sus inagotables fuentes de arte y cultura, que maravillan y enamoran a miles de turistas cada año.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR