Existen diferentes motivos por los cuales un empleado puede renunciar a su trabajo. Estos motivos van desde el salario, hasta el ambiente en donde se encontraba laborando. A su vez, este cambio de trabajo también puede ser beneficioso para el trabajador, nuevas oportunidades de aprendizaje, un crecimiento profesional o mejor salario.

La decisión de cambiar de trabajo siempre es difícil, pero suponiendo que su jefe anterior lo llamara, ¿estaría dispuesto a regresar a su último trabajo?

La respuesta aquí no es tan sencilla.

Para comenzar, tomar la decisión de cambiar de empleo pudo haber tenido su lado positivo y su lado negativo observándolo desde diferentes puntos de vista.

Quienes hacen este cambio por voluntad propia pueden tener una motivación correcta, seguir creciendo profesionalmente por ejemplo, esto hace que el adaptarse al cambio sea mucho más sencillo.

Pero observando desde el lado negativo, dejar un lugar para establecerse en otro no es nada fácil. Establecer nuevas relaciones, organizar nuevamente su vida, en especial, abandonar un lugar en el que puede estar dejando muy buenas relaciones u otras no tan buenas.

Todos estos son puntos a evaluar si sucede nuestra suposición anterior, volvamos a ella, ¿estaría dispuesto a regresar a su trabajo anterior?

Una encuesta realizada recientemente por una empresa especializada, Accountemps, señala que el 98% de los jefes recibirían encantados a aquellos empleados que partieron en buenas circunstancias. Por el contrario, el 52 % de los empleados a los cuales se les preguntó si regresarían dijeron que no.

La suposición inicial requiere que la evaluemos desde dos perspectivas diferentes:

Si el jefe es usted

Si el caso es que usted quiere de vuelta a un ex empleado que se retiró, lo ideal sería pensar primero que causas o condiciones lo llevaron a tomar esa decisión y ofrecer una mejora a esas condiciones.

Pensar también el por qué lo quiere de vuelta. Si es porque era un trabajador que manejaba muy bien sus tareas, porque el puede ofrecerle nuevas oportunidades de crecimiento empresarial o si es porque sólo necesita a alguien con las actitudes necesarias.

Si el empleado es usted

Si el caso es todo lo contrario y usted es el empleado, debe pensar en primera instancia que lo llevo a tomar la decisión de retirarse y si encontrará alguna mejora en ellos.

Pudo haber pasado que el trabajo nuevo no fue lo que esperaba o por un momento de desesperación. En tal caso debe exponer una actitud profesional donde explique el porque se retiró y no algo que suene como a un ‘berrinche’ sino que sencillamente considera puede aportar muchos conocimientos a la empresa.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR