Dedicaste de 4 a 5 años a estudiar una carrera universitaria, por fin te titulaste y ahora serás independiente, trabajando y solventando tus propios gastos. La triste realidad es que, en general, como jóvenes adultos recibimos muy poca educación relacionada con finanzas personales, y para el momento en que más la necesitamos, la entrada al mundo laboral, no tenemos ni idea de cómo administrar nuestros ingresos. ¿Cómo arreglárnoslas entonces? A continuación, te damos 9 tips financieros para que hagas tu entrada triunfal a “la vida real” con el pie derecho:

1. NO VIVAS EN UN LUGAR QUE NO PUEDAS PAGAR

De ser posible, múdate a una ciudad grande, las oportunidades laborales (y los sueldos) serán mucho mejores; sin embargo, procura apegarte a tu presupuesto de renta: que no ocupe más de un tercio de tu sueldo mensual. A estas alturas, no necesitas vivir en la zona más exclusiva ni muebles costosos para decorar tu espacio. Consigue un departamento que compartir con otros para poder dividirse los gastos; aún si no estás en el vecindario de tu preferencia, para eso existe el transporte público, ¿no?

2. HAZ UN FONDO PARA EMERGENCIAS (es en serio)

¡No lo ignores! Vivir de quincena a quincena no es vivir. Organízate y ahorra lo suficiente para emergencias, nunca sabes cuándo puedes quedarte sin trabajo o puede surgir algún problema médico. Aparta una pequeña porción de tu sueldo cada mes hasta que termines de reunir la suma que te propusiste. No es negociable. Genera un fondo que cubra de 3 a 6 meses de tus gastos.

A veces, el ahorro se siente como un regalo para ti mismo... ¡planea tus gastos!

3. NO TE OLVIDES DE VIGILAR TUS FINANZAS

Si no registras y analizas tus gastos, ¿cómo vas a saber a dónde se va tu dinero y si lo estás utilizando de la manera correcta? Toma nota, además, de lo que ganas, debes, e inviertes. Una vez que estés consciente de tu conducta financiera, sabrás qué baches evitar y qué continuar llevando a cabo.

Comienza con un presupuesto. Primero considera los básicos, como la renta, los servicios, la despensa, el transporte, ahorro, y cualquier pago de deuda, así sabrás cuánto te queda para gastos libres. Intenta que no se te vaya demasiado en restaurantes y salidas con amigos. Maneja tus recursos de manera inteligente.

4. GASTA MENOS DE LO QUE GANAS

Este es uno que todos debemos de seguir. Haz un presupuesto (incluyendo las cantidades a ahorrar), y respétalo lo más posible. No sólo te permitirá mantenerte alejado de deudas, sino que también estarás generando riqueza y, por supuesto, reducirás tu estrés financiero.

¿Estás seguro de que necesitas todo eso que compras? ¿O sólo lo deseas?

5. TRAMITA TU SEGURO MÉDICO

Es obligatorio hasta para el más saludable de los veinteañeros. Un accidente o alguna enfermedad sorpresa pueden resultar extraordinariamente costosos y dejarte con gastos que difícilmente podrías solventar por tu cuenta. Si puedes tramitar tu seguro médico a través de tu empleador, perfecto; si no, busca la póliza y el plan de pago que mejor se ajusten a tus necesidades.

6. COMIENZA A GENERAR INFORMACIÓN CREDITICIA

Obtén una tarjeta de crédito para comenzar a generar historial crediticio, procura tramitar una tarjeta sin anualidad y de bajos intereses. Cada fin de mes déjala de nuevo en ceros, de lo contrario, los intereses se irán sumando y terminarás pagando de más. Lee las letras pequeñas y entiende a la perfección las tasas de interés y las penalidades por pagos tardíos o no realizados.

7. APRENDE SOBRE INVERSIÓN

Todos los básicos: tipos de inversión, el concepto de riesgo vs recompensa, la importancia de la diversificación de activos, etcétera. Acude con un asesor financiero para que te eduque al respecto y analiza cómo y cuándo iniciarás tu propio fondo de inversión.

Recuerda que administrar tus finanzas es más fácil si registras todo lo que ganas y todo lo que gastas.

8. NO DEJES DE APRENDER SÓLO PORQUE TERMINASTE LA ESCUELA

Tiene poco que ver con gastar o ahorrar, pero este consejo tiene un impacto más alto en el futuro de tus finanzas que cualquier otro. No importa qué tan bien inviertas tu dinero, probablemente, durante un buen rato, ganarás más de tu carrera que por tus inversiones. El mercado laboral está más competido que nunca, y lo seguirá estando. La mejor manera de sobrevivir e incrementar tus ingresos en el futuro, es invertir en ti mismo y comprometerte a seguir aprendiendo y desarrollando tus habilidades. Aprende sobre tu industria: entre más sepas, más valioso serás.

Si tienes dudas sobre el dinero, lo mejor que puedes hacer es aprender.

9. NO COMPRES UN AUTO

Es algo que seguramente no necesitas y compras, en la mayoría de los casos, con deuda ¿Cuánto te va a llevar pagarlo? Es uno de los errores más grandes que puedes cometer al iniciar tu vida laboral. Un crédito automotriz toma años, e incluso décadas, en liquidarse. Abstente.

Ahora sí, ¿cómo ves el manejo de tus finanzas personales en un futuro? ¿la idea de ordenarlas por ti solo te sigue abrumando? Si te apegas a nuestras recomendaciones, no cabe duda de que la administración de tus recursos no sólo dejará de preocuparte, sino que te hará ver, sentir, y sobre todo, comportarte, como un experto financiero.

Aunque la vida real parece golpear duro, prevenir tus gastos ayudará a amortiguar el impacto.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR