Agujeros negros: ¿Por qué algunos devoran todo a su alrededor y otros no?

De los agujeros negros y su naturaleza sabemos muy poco, tanto así que el mundo científico no ha podido aclarar la razón por la cual algunos de ellos devoran todo a su alrededor. Pero una nueva teoría sobre sus campos magnéticos quizá pueda arrojar algo de luz sobre el tema.

Agujeros negros

SOFIA, que son las siglas del Observatorio Estratosférico para la Astronomía Infrarroja, hizo un descubrimiento que puede cambiar nuestro entendimiento de los agujeros negros supermasivos. Y es que sus últimas observaciones revelaron que los campos magnéticos atrapaban el polvo acumulado en la galaxia Cygnus A, para luego trasladarlo hasta el agujero negro situado en su centro.

Un poco de luz sobre los agujeros negros

La información suministrada por SOFIA ayuda a desentramar un poco los misterios acerca los agujeros negros supermasivos y los mecanismos que determinan su actividad, así como también la razón por la que algunos consumen todo a su alrededor y otros simplemente permanecen dormidos y sin actividad aparente.

Básicamente estas regiones infinitas del espacio son un enigma que los científicos no han podido explicar en su totalidad. Tampoco se sabe cómo es que se forman las nubes de polvo alrededor del núcleo en las proximidades de las galaxias o por qué permanecen allí. Pero los nuevos datos recolectados sugieren que la respuesta pudiera estar en los campos magnéticos, que aparentemente actúan para mantener el polvo cerca del agujero negro y que este pueda “saciar” su hambre devorándolo.

Los campos magnéticos de Cygnus A son la clave

Toda galaxia tiene características que las diferencian. Cygnus A es muy activa y dista mucho de la Vía Láctea, que es muchísimo más pasiva, lo que podría deberse a la ausencia de un campo magnético potente alrededor de un agujero negro.

Fue a través de la cámara de alta precisión HAWC+ que se lograron captar las longitudes de ondas de infrarrojos. Hay que destacar que observar la naturaleza de los espectros electromagnéticos en el espacio exterior es complicado, por eso se utiliza la luz polarizada en su estudio.

Enrique López-Rodríguez es el autor principal del estudio, que publicado en The Astrophysical Journal Letters, y aseguró que estos nuevos datos obtenidos gracias a la tecnología de la HAWC+ son únicos. A su juicio, esta información nos muestra “cómo la polarización en infrarrojo puede contribuir al estudio de las galaxias”, refiere la NASA en su página web.

¡Compártelo con tus amigos!