Revelan qué ocurre con el cerebro humano tras la muerte clínica

Un estudio científico pone en perspectiva lo que ocurre con la consciencia, minutos después de que alguien es declarado muerto clínicamente.

Revelan qué ocurre con el cerebro humano tras la muerte clínica

Después que el corazón deja de latir, la consciencia humana sigue viva por un periodo de cinco minutos. Así lo sugiere una investigación publicada en la revista Annals of Neurology que da cuenta del poder de las reservas de energía electroquímica que quedan almacenadas en las neuronas justo al momento de morir.

El estudio fue realizado por especialistas en Neurología en Alemania. Los hallazgos de los expertos del Centro Universitario de Medicina Charité-Universitatsmedizin de Berlín, junto con otros colegas, forman parte de una investigación que midió con electrodos las señales cerebrales de nueve pacientes que murieron por daños encefálicos.

Una vez que quedaron sin signos vitales y se comprobó que no había circulación sanguínea, latidos ni respiración se detectó que las neuronas seguían funcionando después de morir.

Sin retorno

El estudio pone en perspectiva lo que ocurre con la consciencia, minutos después de que alguien es declarado muerto clínicamente. La investigación sostiene que ese estado podría llegar a un punto donde no hay posibilidad de retorno, haciendo que todo el esfuerzo por resucitarlo sea inútil.

Después que el corazón deja de latir, la consciencia humana sigue viva por un periodo de cinco minutos.

Según detalla uno de los autores principales del trabajo, Jens Dreier, al detenerse el corazón y la circulación ocurre la despolarización expansiva, un estado en el que la energía electroquímica neuronal empieza a consumirse hasta desencadenar un proceso tóxico y muerte definitiva.

Energía almacenada

Las células del cerebro inician su camino a la muerte cuando se corta el suministro de oxígeno que llega por la corriente sanguínea. En un esfuerzo por seguir vivas, las neuronas se valen de la energía almacenada en las partículas cerebrales. Cuando se rompen las barreras entre las partículas, esta energía electroquímica se escapa.

A pesar de la muerte clínica, mientras no ocurra la depresión expansiva, el humano puede mantenerse consciente y hay posibilidades de reversibilidad, es decir, recuperar los signos vitales, advierte Dreier.

¡Compártelo con tus amigos!