ordenador

Si alguna vez has arruinado una CPU porque no limpiar el ventilador, perdiste una década de tu vida digital debido a un accidente de disco duro o pasaste cuatro horas tratando de eliminar un virus desagradable, probablemente ya hayas aprendido una valiosa lección sobre la necesidad de hacerle un mantenimiento periódico a tu ordenador.

Si bien lo ideal es contratar a un profesional en reparación de ordenadores al menos una vez al año para llevar a cabo un servicio integral de mantenimiento, existen algunas cosas que puedes hacer tú mismo para alargar la vida útil de tu computadora.

Si aplicas estas tres reglas principales, evitarás algunos de los problemas más graves y
costosos que suelen afectar a los ordenadores:

1. Haz una copia de los archivos importantes

Lo más importante que puedes hacer como propietario de una computadora es hacer una copia de seguridad consistente y confiable de los datos almacenados en tu disco duro.

La mejor solución es un servicio de respaldo basado en la nube. Sí, te costará varios dólares al mes, pero teniendo en cuenta lo que obtienes, es la póliza de seguro más barata que encontrarás.

El software de copia de seguridad tradicional también es una opción, pero en general, es
menos seguro que hacer copias de seguridad en la nube que, además, son accesibles desde cualquier dispositivo.

2. Actualiza regularmente el software que más utilizas

Mantener el software actualizado ya no es opcional: los virus, gusanos y otros programas
maliciosos, además del correo no deseado, las infracciones de seguridad, las incompatibilidades de hardware y los conflictos de software, ahora son parte de la vida digital diaria.

La actualización de los softwares de uso más frecuente de cualquier dispositivo realmente
puede mantener a raya estas molestias. Las actualizaciones están disponibles gratuitamente en Internet para casi todos los programas antivirus, programas de correo electrónico, sistemas operativos y programas de tareas específicas, aunque estos últimos suelen ser de pago.

No tengas miedo de actualizar los controladores de tu hardware y asegúrate de buscar
regularmente virus o asegurarte de que la protección “siempre activada” esté habilitada en tu programa antivirus.

3. Mantén la limpieza

Todos sabemos que la mayoría de las cosas funcionan un poco mejor cuando están limpias. El agua fluye más fácilmente cuando la tubería está limpia, el motor de un automóvil  funciona mejor si se ha estado cuidando, y la secadora hace más en menos tiempo cuando se limpia la pelusa.

Los ventiladores de un ordenador, suponiendo que los tenga, necesitan un cuidado similar para que puedan seguir manteniendo los componentes importantes que son parte de una
computadora funcional, ya que la acumulación de polvo o pelusas puede generar un
recalentamiento de las piezas y un subsecuente mal funcionamiento.

StarOfService

¡Compártelo en tus Redes!