3 alternativas ecológicas y económicas para cargar tu teléfono móvil

La duración de la carga de los teléfonos móviles cada vez es menor. Y en estos tiempos, cuando estar conectados es casi una necesidad, no contar con un tomacorriente a la vista puede convertirse en una auténtica pesadilla.

Pero no siempre se necesita de la electricidad para cargar el móvil, también es posible hacerlo utilizando la luz del sol o con el movimiento de nuestros propios pasos.

A continuación, te indicaremos cuáles son éstas y otras alternativas que permitirán cargar la batería de varios de tus dispositivos electrónicos sin que esto conlleve a dañar el ambiente y, de paso, que te resulte más económico.

1. Cargadores solares

Existen en el mercado cargadores móviles compuestos por celdas fotovoltaicas que capturan la energía generada por los rayos solares, una opción que puede ser muy práctica cuando te encuentres en el campo o en zonas carentes de electricidad. Únicamente necesitas un cable USB para transmitir la energía a tus dispositivos. Además, sirven para cargar la batería de otros aparatos electrónicos como cámaras digitales, iPods y tabletas.

Eso si, te recomendamos que mires qué cargador solar comprar porque los hay en diferentes tamaños y potencia, incluso algunos poseen una batería interna que acumula la energía solar durante el día.

Otras soluciones de carga que emplean los rayos solares son un poco menos prácticas, pero más originales. Un ejemplo en este caso son las gorras que incorporan en la visera placas solares, con las que es posible cargar un teléfono móvil en aproximadamente cuatro horas. Algunos modelos incluso integran bombillos led para iluminar en la oscuridad.

2. Plantillas inteligentes

La energía que requieres para cargar tu teléfono también puedes obtenerla del movimiento de tu propio cuerpo (energía cinética). Se trata de plantillas inteligentes que portan un sistema de rotores y bobinas capaces de convertir la fuerza de tus pasos en energía eléctrica, la cual se almacena en baterías y luego se transmite al móvil por USB.

Quizá una de las ideas que más ocupó titulares fue la de SolePower; proyecto que inició financiado de forma colectiva en el portal web Kickstarter y terminó en 2014 ganando el premio como el mejor invento del año otorgado por la revista Popular Science.

3. La potencia del pedaleo

Si sales con frecuencia a pedalear, seguramente ya escuchaste sobre esta alternativa. Consiste en un dispositivo capaz de convertir la potencia del pedaleo en energía que permite encender las luces de tu bicicleta o cargar la batería de tu móvil.

En 2015, un diseño de este tipo de cargador portátil fue diseñado por el estudiante de ingeniería electrónica Juan Felipe Botero, de la Universidad Nacional de Colombia. En ese entonces, el joven inventor explicó a los medios locales que el funcionamiento de este dispositivo era similar al de un cargador convencional.

Otros, como el caso de la empresa estadounidense Siva Cycle, iniciaron su proyecto con recursos obtenidos mediante crowdfunding. Este sistema de recarga de baterías externas se instala fácilmente en la bicicleta y nuestro pedaleo hará el resto. Una vez la batería esté cargada (en aproximadamente 2 horas) se puede desmontar para ser utilizada como ‘Power Bank’.

En la actualidad se encuentran muchas más opciones de este tipo en el mercado. De hecho, cada vez más.

¡Compártelo en tus Redes!