arañazo de un gato

Malas noticias tienen investigadores estadounidenses para aquellas personas que adoran abrazar y apretujar a los encantadores gatitos. El problema de hacer esta aparente actividad inofensiva, es que implica correr el riesgo de adquirir una infección por ‘Bartonella henselae‘, una nociva proteobacteria que portan los gatos y es capaz de provocar distintos síntomas en seres humanos.

Según el informe de los científicos, cerca del 40% de los gatos portan el microorganismo en diferentes momentos de sus vidas, sin que presenten ninguna señal de enfermedad.

El arañazo de un gato

Alrededor de 24 mil personas cada año se enferman con la fiebre por el arañazo de un gato en Estados Unidos, informa el portal 360tv basado en el contenido de un informe reciente del Departamento de Agricultura y Desarrollo Rural de Michigan.

La enfermedad se produce normalmente como consecuencia de arañazos o mordeduras producidas por el felino, pero la proteobacteria puede ingresar en el cuerpo humano por medio del pelo del animal o de su mucosa, por lo que para contraer la infección es suficiente con frotarse los ojos luego de abrazar un gato.

Además de experimentar fiebre, las personas contagiadas pueden padecer fatiga, náusea, escalofrío y vómito, síntomas que en la mayor parte de los casos desaparecen en pocas semanas. Sin embargo, en algunos casos se necesita emplear antibióticos, y si se complica la infección, órganos como el corazón, el cerebro o los ojos pueden verse gravemente afectados, según advierte el Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades de Estados Unidos.

¡Compártelo en tus Redes!