¿Cuáles son las armas químicas más usadas y qué efectos producen en la población?

Cuáles son las armas químicas más usadas y qué efectos producen en la población

La tensión por el uso de armas químicas en el mundo es cada vez mayor. Se habla de ataques perpetrados contra la población por parte de grupos terroristas e incluso por los propios regímenes como el de Al Assad, en Siria. Este tipo de armas, empleadas desde hace varios milenios con flechas envenenadas, se vale de las propiedades tóxicas de sustancias químicas para incapacitar, herir o asesinar. ¿Cuáles son las más utilizadas actualmente? ¿Qué efectos producen? Esto es lo que debes saber.

Sarín

El sarín es un peligroso agente químico que actúa dañando el sistema nervioso. El sarín es un líquido sin olor ni color, potente y que puede dispersarse en el aire como si fuera un vapor o aerosol, llegando a las zonas objetivo.

Para quienes están cerca y respiran cantidades letales de sarín, dependiendo de la dosis inhalada, sufrirán la paralización del músculo pulmonar, lo que los puede llevar a morir rápidamente en 1 a 10 minutos. Es tan peligroso que aunque no sea inhalado en dosis letales, puede ser absorbido por la piel, ocasionando problemas neurológicos de por vida.

La Convención sobre armas químicas de Naciones Unidas de 1993 prohibió en 1997 que se produjera y guardara el agente sarín, el cual forma parte de la Lista 1 de sustancias peligrosas. Desde 1957, Estados Unidos paró la producción del arma química. No obstante, su utilización ha sido la bandera terrorista de un culto en Japón que atacó a la población civil con esta arma en el metro. También es usada por la insurgencia en Irak y para atacar a la población en la guerra civil de Siria.

Gas cloro

Llamado también Bertholita, el gas de cloro puede confundirse con el líquido usado para desinfectar baños y piscinas y purificar el agua. Nada más lejos de esto. La terrible sustancia es un vestigio del armamento químico letal que fue usado a lo largo de la Primera Guerra Mundial.

Apenas el gas de cloro se dispersa en el aire, quienes lo inhalan sienten el olor de pimienta y piña, e inmediatamente un sabor desagradable a metal en la boca. La escalada continúa causando escozor en la garganta y en el pecho, en la piel y en los ojos. Al invadir todo el sistema respiratorio, reacciona a la humedad de los pulmones donde se produce ácido clorhídrico. Este ácido quema a la víctima desde el interior hacia el exterior.

Causa menos muertes que el gas mostaza o el sarín debido a que el gas cloro puede  bloquearse con las máscaras antigases, aunque no muchos ciudadanos los tienen al alcance en el momento indicado. En 2007 fue usado en la guerra de Irak y en 2015 contra los combatientes kurdos, también en Irak. Presuntamente, en enero y febrero pasado, el gobierno de Al Assad bombardeó con cohetes y bombas de barril de gas cloro a la población.

Gas mostaza

El gas mostaza, también conocido como mostaza de azufre, es un armamento químico que surgió durante la Primera Guerra Mundial para atacar a los soldados en las trincheras, del mismo modo como se usó el gas de cloro. Se trata de un agente químico mutante y cancerígeno, que actúa en varias fases. Es citotóxico y vesicante, es decir, produce ampollas en todo el cuerpo y daña el sistema respiratorio, pudiendo con el tiempo desatar mutaciones genéticas y cáncer.

Quienes han sido expuestos al gas mostaza se contaminan sin saberlo y al principio, no sienten nada. Esta arma química penetra muy fácilmente la ropa de algodón y lana, por lo que de nada sirven las máscaras de gas.

Armas químicas

La mostaza de azufre huele a plantas de mostaza, ajo o rábano picante. Este es el primer indicio de este armamento silencioso y mortal. Después de un día de haber estado en contacto con la sustancia, empieza la piel a irritarse y a sentirse un fuerte picor. Las zonas que se irritan se transforman en una quemadura de tipo química, con ampollas que contienen líquido amarillo (como puede verse en esta imagen). Estas quemaduras pueden variar: algunas pueden ser de primer grado y otras de tercer grado las cuales son letales. Hay quienes pierden la visión si el gas mostaza les afecta los ojos.

Aunque se le llama gas mostaza, no se trata de un agente gaseoso. Técnicamente es un spray compuesto de gotas muy pequeñas. Son dispersadas por bombas, proyectiles de artillería o misiles. También hay aviones con aspersores que lo diseminan, como sucede con el sarín. Las mostazas de azufre, en su estado puro, no tienen color, aunque para los ataques bélicos con químicos se ve como una cortina gaseosa de color amarillo tostado. El fuerte olor produce naúseas.

Después de atacar con esta sustancia a muchos soldados en la Primera Guerra Mundial, países del Oriente Medio, como Siria, y otros de Europa (España, Reino Unido, Francia) y Asia (China), lo usaron en varios conflictos, incluso, en los combates de la guerra civil siria.

Agente 15

Una de las armas no-letales es el agente 15. Su denominación química es bencilato de 3-quinuclidinilo (QNB).  Esta arma alucinógena o psicoquímica sin olor, va directo al sistema nervioso. Es usada por los ejércitos para inhabilitar a los enemigos. Supuestamente, el nombre del “Agente 15” es la marca militar usada por el ejército de Irak.

Al entrar al sistema respiratorio o el digestivo, causa confusión en el sistema nervioso central, lo que lleva a delirios y desestabilización de la mente. En grandes dosis puede causar la muerte. Este agente inspiró una película muy estremecedora: Jacob’s Ladder, la cual muestra las consecuencias de este agente químico.

Desde hace varios años, fuentes sirias han advertido que el agente 15 fue usado en los ataques a Homs, aunque no se han encontrado muchas pruebas que permitan aclarar estas acusaciones. El agente 15 fue señalado de causar delirios en 2013, cuando fue atacada Ghouta.

Agente VX

El agente VX es una de las armas químicas sintéticas más mortales, aunque no se han registrado muchos casos de su uso. El denominado “agente venenoso x” es muy tóxico y es capaz de matar de manera muy rápida, como lo hace un pesticida para plagas. De hecho se le conoce como el “pesticida para la gente” porque sofoca el organismo hasta llevarlo a la muerte. Después que es rociado en las personas o se contaminan el agua y las comidas con este terrible producto, las víctimas comienzan a convulsionar y a reaccionar violentamente hasta perder la consciencia, quedarse paralizadas y morir.

Este veneno no tiene sabor ni olor. Su apariencia es aceitosa y su color es marrón amarillento. Ha sido usado como un arma para asesinar de manera directa y secreta, sin muertes masivas.

Recientemente fue conocida su utilización para el asesinato de Kim Jong-nam, el medio hermano de Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte. Se sabe que este líquido mortal permanece en el aire por mucho tiempo, ya que se evapora muy despacio, impregnando como un agente residual el entorno en el cual es usado.

¡Compártelo con tus amigos!