vida en pareja

Es obvio que son muchos los aspectos compartidos entre una pareja, aunque algunos de ellos no sean tan evidentes. Por ejemplo, las bacterias de la piel.

mSystems, revista de la Sociedad Estadounidense de Microbiología, ha publicado un estudio basado en el microbioma cutáneo. Para ello, estudiaron a 10 parejas heterosexuales que vivían bajo el mismo techo y mantenían una vida sexual activa.

Los resultados

El microbioma es un pequeño ecosistema que se encuentra sobre el cuerpo y dentro de él, en el que coexisten bacterias, hongos, virus y otros microorganismos. Según los investigadores, en un centímetro cuadrado de nuestra piel se pueden encontrar entre un millón y mil millones de estos organismos.

Los investigadores analizaron 330 muestras que tomaron de diferentes zonas del cuerpo de cada participante. Descubrieron que los individuos influían en las comunidades microbianas situadas sobre la piel de sus respectivas parejas.

De hecho, solo teniendo en cuenta los resultados de los análisis, los algoritmos computacionales pudieron discernir qué individuos eran pareja con una exactitud del 86%.

Otras consideraciones

El estudio también reveló un esquema microbiano que se mantiene común en las parejas que viven juntas.

Los pies constituyen la parte del cuerpo más propensa a alojar la comunidad microbiana que comparte una pareja.

La causa por la que sucede no fue estudiada. Pero se especula que los microbios se comparten por la piel, y las bacterias son adquiridas en la casa. Las personas desprenden partículas biológicas cada hora. Los pies tienen mayor probabilidad de recogerlas, al tener más contacto con sitios comunes. Por ejemplo, el suelo de la ducha en el baño.

Poco se conoce sobre el ecosistema. Pero la mayor parte de las bacterias que allí se encuentran son inocuas.

Las bacterias en tus pies pueden decir mucho sobre ti, incluso quién es tu pareja. Credit

Los científicos pretenden continuar aprendiendo sobre el comportamiento del microbioma humano. Esto permite entender de forma más acertada las barreras que protegen al cuerpo, preparan a su sistema inmunitario y conectan a la persona con el ambiente que la rodea.

Más allá de la cercanía entre una pareja, el género tiene gran influencia en el microbioma de una persona. Dos muestras tomadas en diferentes partes del cuerpo de un mismo individuo presentan más similitudes que las muestras de esa persona con las muestras de su pareja.

Ya se sabe que la principal influencia no es la persona con la que convivimos. Aunque sí supone un factor importante para moldear el perfil microbiano de su pareja.

En parejas sexuales se han encontrado similitudes en las comunidades microbianas que se sitúan en el ombligo, torso y párpados. Esto puede deberse a que ambas personas duermen en la misma cama y comparten sus sábanas.

Diferencias entre hombres y mujeres

Los organismos microbianos también responden al género. De hecho, los algoritmos computacionales utilizados fueron capaces de diferenciar un hombre de una mujer. Esto se debe a que el microbioma situado en sus ingles es específico para cada género.

Aunque no se sabe por qué, se estima que está relacionado con que las bacterias de esa zona en las mujeres son afectadas por el microbioma vaginal.

El estudio se realizó con 20 participantes. Esto supone una población bastante pequeña, por lo que los resultados no pueden generalizarse con el resto de la sociedad. En un futuro, plantean incluir también a parejas del mismo sexo y a parejas interraciales.

Esperan que los hallazgos puedan tener un impacto en el diseño de espacios públicos o compartidos, para evitar que se contagien patógenos entre las personas.

¡Compártelo en tus Redes!