Una reciente investigación de epidemiología infantil indica que el desarrollo de los niños puede verse beneficiado cuando se tiene una mascota en casa, ayudando a prevenir el avance de la obesidad y de alergias en el bebé. Son tan relevantes los beneficios, que se comienzan a dar incluso desde el embarazo.

La investigación fue realizada por Anita Kozyrskyj, una especialista en epidemiología pediátrica de la Universidad De Alberta en Canadá. Luego de analizar a un total de 746 bebés y pequeños niños pudo concluir de que los infantes presentaban elevados niveles de dos microbios (Oscillospira y Ruminococcus), los cuales se calcula que disminuyen la probabilidad de que los bebés puedan desarrollar obesidad y alergias a edad muy temprana.

De hecho, la información de Kozyrsky afirma que la prevención inicia desde el vientre de la madre, cuando aún son fetos, por lo que también resulta beneficiosa la relación de la madre con las mascotas durante su embarazo.

Más del 50% del total de los infantes convivía al menos con una mascota. El 70% de estos niños vivía con perros, mientras que los otros, en su mayoría, convivían con gatos.

Varios estudios anteriores aseguran que la convivencia con mascotas contribuye a reducir la ansiedad y el estrés en los niños, además de ayudar considerablemente a los niños con autismo. En esta oportunidad, la experta quiso demostrar que sus beneficios van más alla y ayudan a prevenir alergias en los más pequeños. La convivencia con perros y gatos puede desarrollar inmunidad a determinados tipos de bacterias.

Kozyrskyj ya había hecho una investigación como esta en el 2013, obteniendo resultados similares. Sin embargo, en ese entonces solo analizó a 24 infantes, mientras que ahora lo hizo con más de 700 niños.

¡Compártelo en tus Redes!