Así eliminas datos de forma segura en una unidad de almacenamiento SSD

Al borrar un archivo de una unidad de almacenamiento, lo que realmente estamos haciendo es indicarle al ordenador que ese espacio (bits) que ocupaba antes el fichero puede ser ahora sobreescrito, lo que explica que generalmente tengamos la posibilidad de restablecer un archivo que por error hayamos eliminado.

Una alternativa es formatear a bajo nivel, pero no es lo mejor

Para impedir que un fichero borrado pueda ser restaurado, se hace lo que se conoce como un formateo a bajo nivel. Esta clase de formateo reemplaza todos los bits de una unidad de almacenamiento para que no se pueda rescatar ningún fichero que en él estuviera guardado. No se recomienda hacer esto en unidades SSD, dado que éstas poseen ciclos más limitados de escritura que los discos duros; y con este método, al reemplazarla por completo, estaremos efectuando un ciclo del tamaño de la unidad. Además, por la forma en la que los controladores de estas unidades funcionan, algunos datos puede que no sean borrados totalmente.

El formateo a bajo nivel suele ser una buena práctica en el caso que necesitemos vender un ordenador (o la unidad de almacenamiento), especialmente en aquellos donde la memoria viene incorporada a la placa base impidiendo la extracción de la unidad.

Cuando se trata de deshacernos de un ordenador, algunas maneras para destruir su disco duro pueden resultar relativamente fáciles: mediante martillazos, realizando orificios con un taladro en los discos internos, o colocarlo cerca de un potente imán. Estos procedimientos no funcionan de manera efectiva en una unidad SSD, ya que, aunque le hagamos agujeros y así tengamos el mejor SSD del mercado, puede quedar información intacta almacenada en algunos de sus chips.

Cifrar y formatear una unidad SSD, la forma más segura

Así entonces, la solución para no dejar rastro alguno de cualquier tipo de información almacenada en el SSD es realmente sencilla. Debemos simplemente cifrar la unidad SSD, de tal modo que quien la obtenga no va a poder acceder a los datos guardados en ella si no cuenta con la respectiva clave de desbloqueo.

Para cifrar la unidad SSD, tenemos dos sencillas herramientas como las mejores opciones: en Windows podemos utilizar BitLocker, mientras que en Mac contamos con FileVault. Una vez hecho el cifrado, procederemos a formatear la unidad. Gracias a este sistema, ninguna persona podrá acceder a los ficheros que previamente estaban almacenados en ella. Y si lo que quieres es tener aún más seguridad, puedes cifrarla y formatearla nuevamente, haciendo literalmente imposible cualquier intento de encontrar la contraseña original asignada.

Otra alternativa es usar el software que los propios fabricantes de estas unidades ofrecen, como lo hace Intel, Samsung y otros. Estos programas cuentan con funciones para formatear y eliminar ficheros de forma segura para que podamos estar tranquilos.

¡Compártelo en tus Redes!