No sabemos exactamente de dónde surgió la tradición de gastar bromas a los futuros novias durante la despedida de soltero, pero lo que sí sabemos es que éstas no serían lo mismo sin el toque de humor que aportan esas pequeñas travesuras.

Algunos pensaban que obligarle a vestirse de bailarina a la luz del día durante todo un fin de semana era a lo máximo a lo que serían capaces de llegar sus amigos, pero estas bromas demuestran que existen personas mucho más creativas que nosotros.

¿Para qué están los amigos?

A continuación, te explicamos 5 bromas de despedida de soltero que te hubiese encantado presenciar. Por suerte para muchos novios, Despidalia ha compartido estas bromas en su página web. Si estás a punto de casarte y todavía tienes pendiente la despedida, aún estás a tiempo de anularlo todo y esconderte en una isla de Pacífico.

Dar el dinero en monedas pequeñas

¿Qué pasaría si juntaseis todo el dinero que ibais a dar a los novios y fuerais al banco para que os lo cambiasen todo en monedas de 1 céntimo? Nadie los libraría de volver al hotel esa noche con kilos y kilos de monedas prácticamente inservibles.

Reivindicación y exhibicionismo

Otra broma típica que algún gracioso incorporó a la cultura popular consiste en desnudar al novio y atarlo a un poste o a una señal de tráfico en calzoncillos, y con un cartel que lo ridiculice.

No te olvides de llevar unos calzoncillos bonitos a tu despedida de soltero.

La multa caliente

Contratas un par de stripper vestidos de policía para que reclamen una multa a la novia por haber aparcado mal su vehículo. Cuando la novia está en el momento de mayor tensión, viendo cómo va a tener que pagar 300 € por algo injusto, los chicos empiezan a desvestirse y hacer su espectáculo con las nalgas al aire.

Tarta va

Haz una diana de cartulina para ponerla alrededor del cuello del novio o de la novia. Ahora es el turno de las preguntas comprometidas. Si falla o no contesta una respuesta, tartazo en toda la cara.

Todo por la fama

Monta un casting de TV falso con 2 actores y logra que los novios se apunten a él. Haz que hagan las mayores burradas para conseguir el trabajo y muérete de risa.

Esta no es la única parte buena de una despedida. Mira el vídeo:

¿Qué prefieres? ¿Una noche de copas normal y corriente o una despedida original como ésta, organizada por profesionales de la diversión y capitaneada por los gamberros de tus amigos?

¡Compártelo en tus Redes!