Existen razones para censurar La Bella y La Bestia

La nueva versión de la Bella y la Bestia, no dista mucho en cuanto a trama y argumentos del clásico de 1991. La heroína de la historia sigue siendo tan independiente, curiosa y fanática de la lectura como lo fue en la versión animada. Sólo suma algunos detalles adicionales de su personalidad y el toque de Emma Watson al interpretarla, pero en términos generales éste y todos los personajes principales permanecen intactos en su esencia.

Sin embargo, son los pequeños detalles los que dejan ver la intención de Disney en actualizar los viejos paradigmas, ya gastados de sus clásicos. Esto en respuesta a una sociedad diversa que demanda personajes que reflejen su realidad. Realidad ya presente desde mucho antes de los años 90, pero que ciertamente hoy goza de mayor libertad, aceptación y peso en los distintos mercados de consumo. Así pues, Disney presenta parejas interraciales y un personaje gay como parte de este remake.

¿Es realmente un personaje homosexual?

Lefou (Josh Gad), el fiel compañero de Gastón, es el personaje en cuestión, y ha sido objeto de críticas y aclamaciones por parte de distintos sectores de la sociedad, incluso ha ocasionado la prohibición del film en países como Kuwait y Malasia. Desde los bandos más conservadores, alegan que tanto el baile como el diálogo del personaje son de tendencia homosexual.

Sin embargo, ¿No fue Lefou gay desde la primera cinta? Ya en aquel momento cantaba toda una oda a los músculos y habilidades de Gastón. En este sentido pareciera no haber mucha diferencia, y si algo ha cambiado es que ahora posee una dimensión más humana presentándose como más que simple secuaz dentro de la trama de la película. A parte del personaje interpretado por Josh Gad, también se muestra un aldeano que es vestido de mujer sin que esto le disguste, por el contrario, da señales de agrado por ello.

Sin duda alguna, a lo largo de la película podemos observar varias escenas que nos sugieren la orientación de Lefou, más no hay una manifestación explícita donde nos diga que es gay o no. Lo único que nos respalda este hecho son las declaraciones del director, del mismo Josh Gad y de algunos otros miembros del elenco en relación a este tema, pero si nuestra opinión se basará solo en la película ¿podríamos aseverar sin lugar a duda que Lefou es gay?

Estereotipo o realidad

Todo lo suscitado a través del polémico personaje, representa un pequeño paso hacia la inclusión y la igualdad. Evidentemente, que una marca de la talla de Disney reconozca a la comunidad homosexual dentro de sus películas, ya es ganancia. Pero si algo es criticable, es lo marcadamente estereotipado del personaje de Gad, que se ciñe bastante al típico afeminado de closet. Es necesario reconocer e incluir personajes que representen las distintas orientaciones sexuales en el cine y la televisión, siempre apostando por papeles reales que normalicen los conceptos preconcebidos que se tienen sobre el comportamiento y la actitud de quienes gustan de personas de su mismo sexo. Y esta es la tarea pendiente de Hollywood.

Al igual que sucede con los hetero, entre los homosexuales existen tantas personalidades como individuos, y no todos se ven reflejados en un personaje afeminado. Es necesario dejar atrás los estereotipos. Si bien, hay avances aún queda mucho trabajo por delante para reivindicar la imagen de la comunidad LGTB y su aceptación dentro de la sociedad a tal punto que se borren las líneas imaginarias que separan a unas personas de otras por su inclinación sexual.

¿Qué es un momento gay?

La tarea pendiente de los detractores del filme es explicar los elementos que debe tener una escena para considerarse un momento gay. Esta etiqueta que se ha dado a una de las últimas escenas de la película nos muestra dos hombres bailando durante unos pocos segundos, y llamarle “momento gay  es un despropósito, puesto que realmente no hay nada que no hayamos visto antes en otros personajes y películas como Francis en Bichos, Ratcliffe en Pocahontas, Ken en Toy Story, Ursula en La Sirenita, entre muchos otros personajes que forman parte del mundo Disney.

 Así pues, esto es sólo una tormenta en un vaso de agua originada desde los sectores que solo admiten la heterosexualidad, y que los productores de la película, así como la comunidad LGTB han sabido aprovechar para promocionar y difundir sus respectivos intereses.

Diversidad racial

Además, de la inclusión de un personaje homosexual, La Bella y La Bestia también incluye dos personajes de color: el armario y el plumero. Durante la mayor parte de la película, debido al encantamiento, es imposible saber que estos personajes son mujeres de color, lo cual resulta un mensaje muy positivo en cuanto a ver más allá del color de la piel. También se marca otro hito con el primer beso interracial en una película animada. Tal demostración de afecto sucede entre el pianista Cadenza y Madame de Garderobe, que durante el hechizo encarnan un piano y un guardarropa.

Finalmente, La Bella Y La Bestia es una gran película que no sólo muestra un cambio hacia la pluralidad, sino que, además, conserva el encanto del clásico, realmente vale la pena ir a verla.

Ina Castro

¡Compártelo en tus Redes!