Chimanes
David Mercado - Reuters

En el Estado Plurinacional de Bolivia, en la parte central de América del Sur, existe una etnia indígena denominada “Chimanes” que, según un estudio divulgado por The Lancet‘, conforman el grupo humano con la mejor salud arterial del planeta

Esta etnia, asentada en la parte amazónica del centro del país, propiamente en la provincia de Beni, cimienta su dieta alimenticia en productos derivados de la agricultura, la recolección y la actividad pesquera, lo que indica que su ingesta es alta en carbohidratos no procesados y baja en grasas saturadas.

La razón para tan limitada incidencia de dolencias coronarias en su salud fue determinada por algunos investigadores pertenecientes a diferentes universidades de Estados Unidos.

Vida saludable

Acompañada de muchas horas de observación, esta investigación puntualiza el hecho de que sólo el 14 % de lo que consumen es proteína animal, mientras que el 72% restante son carbohidratos como el maíz, el plátano, el arroz y la yuca, además de frutas frescas y frutos secos.

Otra curiosidad que observaron los científicos es que el tiempo de vigilia de los chimanes es utilizado casi en su totalidad (hasta 90%) en los procesos de recolección, cacería o pesca.

Esa continua actividad física, aunada a la ausencia de tabaquismo y al constante consumo de pescado y animales silvestres pueden haber ayudado a detener el endurecimiento de las arterias coronarias en los habitantes mayores de esa comunidad indígena.

Objetivo

Su índice poblacional se calcula en unos 8.500 habitantes en 85 poblaciones de esa etnia, disgregados en varios municipios como San Borja, Rurrenabaque y Santa Ana.

Más de 700 adultos desde los 40 hasta los 94 años fueron sometidos a tomografías computarizadas, evaluándose también condiciones de peso, presión arterial, glucosa, ritmo cardíaco, colesterol y otras durante un año completo (entre 2014 y 2015). Con esa información se determinó que:

  • El 85% de los observados no presentó ningún síntoma relacionado al peligro de padecer complicaciones cardíacas.
  • El 13% poseía un riesgo mínimo y solo el 3% padecía un riesgo moderado o alto.

Si se extraen los resultados de la población de edades superiores a los 75 años, la tendencia se mantiene similar, con mínima presencia de riesgos cardíacos: el 65% presentaba bajo riesgo y el 8% un riesgo de medio a alto.

Tipo de sociedad

Se aplicó un estudio similar en poblaciones de 45 a 84 años en comunidades urbanas de Estados Unidos y al compararlos con los aplicados en Bolivia se determinó una tendencia contraria.

Allí, cerca del 50% de la población poseía un riesgo de moderado a alto, lo que correspondía a 5 veces más que los chimanes. Sólo el 15% de esas personas no presentaron riesgo de problemas cardiovasculares.

Este estudio determinó que, aunque está claro el hecho de que los chimanes tienen condiciones de vida diferentes a las que se pueden observar en las sociedades modernas, aplicar ciertos elementos de ese estilo de vida en las comunidades “civilizadas”, podría contribuir vertiginosamente en la reducción de los riesgos de sufrir enfermedades cardíacas.

¡Compártelo en tus Redes!