Cinco curiosidades sobre los perros pug

Cinco curiosidades sobre los pug

Los perros pug o carlino han conquistado los corazones de miles de hogares en todo el mundo. Estos canes milenarios de origen chino son considerados como una de las razas más populares por su personalidad y su disposición a jugar a cada instante durante los primeros años de vida.

Los pug ocupaban lugares especiales en las altas esferas del imperio chino y recibían un trato preferencial, como si se trataran de la realeza. Algunos incluso eran investidos con títulos nobiliarios, lo que refleja la importancia que se les otorgaba siglos atrás.

Hoy en día, los pug son adoptados como auténticos miembros de millones de familias, desde China hasta los Estados Unidos. También son famosos por permanecer horas tirados sin hacer nada, aunque se trata de un perro que se mantiene alerta y atento.

De aspecto macizo y compacto, los pug son generalmente de color leonado, que puede variar a plata o albaricoque. Además, crecen con su tradicional raya negra desde la cabeza hasta la cola. Algunos nacen con color negro o blanco puro, aunque en menor medida.

Pequeño, pero versátil

Los pug son pequeños, su tamaño va desde los 30 hasta los 36 centímetros, y pueden pesar hasta 11 kilos. Su personalidad puede ser arrolladora, especialmente en comparación con su tamaño.

Según los especialistas del portal petdarling.com, una página web especializada en el mundo de las mascotas, los perros pug o carlino prefieren estar en las “temperaturas templadas y por sus características físicas son felices en los apartamentos”.

A pesar de su tamaño, estos perritos son muy versátiles, por lo que pueden encajar a la medida entre las personas mayores, con gente que prefieren jugar constantemente, personas que viven solas en pequeños apartamentos y familias con niños.

Comportamiento amistoso

La raza es divertida, amistosa y muy sociable. Se trata de ejemplares que son seguros de sí mismos, según explican los expertos en su portal. Por lo general, no son animales agresivos, sin embargo, al igual que cualquier perro, pueden morder si reciben maltrato animal.

Otra de sus características es que los pug se llevan muy bien con razas de perros más grandes. Con los humanos es habitual que sean juguetones e intenten siempre captar la atención de sus propietarios.

Pueden ladrar ante la presencia de una persona desconocida y mostrar celos con la llegada de extraños al hogar. Por su tamaño, no están considerados perros guardianes, pero sí están preparados para avisar ante cualquier situación irregular.

Pierden mucho pelo

Los pug no solo son famosos por su apariencia, sino que también es una de las razas que más pelo pierde. La cantidad puede variar dependiendo de cada animal, pero, en líneas generales, cada día sueltan parte de su pelaje, pues eso forma parte de su naturaleza.

Existen otras razones por las que un perro puede perder pelo. Entre estas se encuentran el estrés, una alimentación poco variada o ineficiente en algunos tipos de nutrientes o por la presencia de parásitos en la piel, como hongos. La sarna también podría ser otra causa.

Expectativa de vida

Un perro de esta raza puede vivir entre 12 y 15 años, lo que los convierte en una de las razas que más tiempo viven en concordancia con su tamaño. Uno de los principales problemas que puede experimentar es el de la obesidad.

Es importante recordar que, como animal pequeño, los pug no necesitan grandes cantidades de alimentos, por lo que sus dueños no deben sobrealimentarlos ni tampoco compartir con ellos las comidas de la familia.

Los problemas de salud más comunes son: síndrome respiratorio braquicéfalo, pioderma, problemas de la piel, oculares y la encefalitis.

Cuidados de la salud

Uno de los aspectos principales es vigilar su alimentación. En el caso de convertirse en un perro con obesidad, podrían comenzar a aparecer más enfermedades por su condición. Las arrugas en la cara del pug son suaves durante su etapa de cachorro, aunque con la edad se van acentuando.

Los propietarios deben estar atentos para limpiar esas arrugas al menos 2 veces por semana, con la intención de eliminar las bacterias y la suciedad que podría acumularse. En el caso de que el perro tenga una piel sensible o ya sea mayor, esta labor debe realizarse más frecuentemente.

Los pug pertenecen al grupo de perros conocidos como braquicéfalos o de hocicos chatos, lo que puede generar problemas respiratorios, por lo que hay que estar pendiente de cualquier síntoma que se presente.

Si se elige un carlino como compañero para el hogar, este seguirá a todos lados a su amo, por lo que si la persona puede sentirse irritada con este comportamiento es mejor optar por otra raza.

La personalidad de los pug seguirá enamorando a miles de personas, por su fidelidad y comportamiento noble.

¡Compártelo con tus amigos!