Menos azúcar y más grasas saludables: claves para un envejecimiento saludable

Un reciente estudio confirma el valor para un envejecimiento saludable de la cada vez más popular dieta cetogénica.

En qué consiste

La dieta cetogénica se caracteriza por ser baja en carbohidratos, centrada en el consumo de grasas saludables y con una ingesta de proteínas adecuada pero no excesiva. Todo ello con la finalidad de llegar a un estado denominado de cetosis óptima que favorezca la producción en el organismo de cuerpos cetónicos o cetonas.

Nuestro organismo produce cetonas a partir de las grasas si consumimos una dieta baja (menos de 60 gramos de carbohidratos por día) o totalmente carente en carbohidratos.

La dieta típica en los países occidentales aporta el 45-65% de las calorías a partir del consumo de carbohidratos, mientras que la dieta cetógenica limita la ingesta de carbohidratos a un 2-5% del total de las calorías.

Muchos piensan que es una dieta “rica en proteínas”, pero esto no es correcto. Se trata más bien de una dieta rica en grasas saludables, con una ingesta moderada de proteínas y una restricción de los carbohidratos.

Pruebas científicas

El vínculo químico entre una dieta baja en carbohidratos y el envejecimiento saludable podría explicarse mediante las nuevas pruebas científicas que demuestran que el propio metabolismo de las grasas del cuerpo protege contra los efectos nocivos del azúcar.

Los investigadores de la Universidad de Aarhus en Dinamarca, han descubierto un sistema de desintoxicación del que los científicos no eran conscientes previamente, según su artículo publicado en la revista científica Cell Chemical Biology.

Esta nueva información ha arrojado luz sobre por qué una dieta baja en carbohidratos puede prevenir ciertas enfermedades relacionadas con la edad, como la diabetes, el alzheimer y el cáncer.

Según los investigadores, se descubrió que el metabolismo de las grasas en las células se llevaba a cabo simultáneamente con una desintoxicación de las sustancias nocivas del azúcar en sangre, lo que indica que nuestro cuerpo tiene un sistema de desintoxicación que desconocíamos.

Con el conocimiento de este recién descubierto proceso químico, los investigadores pueden entender mejor las técnicas de prevención para las enfermedades relacionadas con la edad.

Desintoxicación de azúcar

“Investigaciones anteriores basadas parcialmente en experimentos con ratones y monos demuestran que una dieta con menos azúcar y más grasas protege contra enfermedades como la diabetes, el alzheimer y el cáncer. Al mismo tiempo, también se ha descubierto que el compuesto metilglioxal causa enfermedades relacionadas con la edad y las complicaciones de la diabetes”, dijo Mogens Johannsen, jefe del estudio y profesor de química biológica en el departamento de Medicina Forense, en la Universidad de Aarhus.

En este estudio se ha logrado explicar por primera la relación entre una dieta baja en carbohidratos y el envejecimiento saludable. La clave parece ser una nueva vía metabólica, hasta ahora desconocida, de eliminar el metilglioxal producido por el metabolismo del azúcar en el organismo.

“En nuestra investigación hemos encontrado un nuevo metabolito que demuestra una desintoxicación química alternativa del metilglioxal cuando nuestro organismo quema la grasa como combustible”.

Esta desintoxicación se produce sin la participación de las enzimas a las que los científicos han prestado atención previamente en relación con el metabolismo de las grasas y la descomposición del azúcar.

En su lugar, el proceso involucra a las cetonas, las cuales capturan e inhiben al metilglioxal, produciéndose como resultado un nuevo metabolito que no tiene los efectos nocivos del metilglioxal. Este tercer metabolito se llama 3-HHD.

Johannsen dice que esta investigación puede ayudar a entender el papel de las cetonas y los metabolitos reactivados en el envejecimiento biológico.

Menos carbohidratos y más grasas

“Ahora tenemos pruebas de que las cetonas pueden minimizar la cantidad de metilglioxal dañino en los organismos vivos, y eso es un descubrimiento remarcable, ya que implica dos de las sustancias más debatidas en el envejecimiento biológico y en las complicaciones tardías de la diabetes. Además estas sustancias reaccionan entre sí”, dijo.

Además, el descubrimiento podría conducir a tratamientos para evitar o minimizar las complicaciones diabéticas.

“Una perspectiva podría ser la de seguir una dieta con menos carbohidratos y más grasas saludables. La grasa podría ayudar a encapsular y destruir los azúcares que causan el dolor de la neuropatía”.

Este grupo de investigación dice que se necesitará más investigación y ensayos clínicos para confirmar este punto.

Mikel García Iturrioz

Referencia

Salomón T. et al. Ketone Body Acetoacetate Buffers Methylglyoxal via a Non-enzymatic Conversion during Diabetic and Dietary Ketosis. Cell Chem Biol. 2017 Aug 17;24(8):935-943.e7.

¡Compártelo en tus Redes!