¿Por qué deberías comenzar a bucear ya mismo?

Bucear no solo es una divertida y gratificante actividad para todos aquellos que les encanta sumergirse. Además de permitir conocer las sorprendentes maravillas naturales que existen en las profundidades, el submarinismo puede ayudar significativamente a mejorar la salud, tanto física como mental.

Son múltiples los beneficios de practicar el buceo, comenzando por la sensación de bienestar y relajación que produce entrar en contacto con el agua. Una perfecta combinación entre deporte y entretenimiento.

Beneficios para el organismo

El movimiento bajo el agua es un magnífico ejercicio. Cuando buceamos trabajamos todos los músculos de nuestro cuerpo gracias a la resistencia que el agua proporciona. Además mejora nuestra motricidad: sostener el equilibrio en el agua hace que los dos hemisferios cerebrales se estimulen, desarrollando nuestra orientación espacial y habilidad psicomotriz.

Cabe anotar el ejercicio que supone nadar en la superficie, el esfuerzo que se hace para ingresar y salir del agua, o el traslado y porte del equipo de buceo. Definitivamente una buena forma de quemar grasa corporal y de ejercitar músculos y tendones. Entre 220 y 490 calorías se pueden quemar durante una práctica libre de 60 minutos.

Hay que resaltar también que practicar buceo acelera el metabolismo. El nitrógeno que se acumula en nuestro organismo (en proporciones moderadas) provoca que se incremente el proceso metabólico para expulsarlo del sistema hasta 18 horas luego de una inmersión.

Una de las reglas de oro del submarinismo es no contener nunca la respiración. Se requiere respirar lenta y profundamente mientras buceamos, método que representa un gran ejercicio para el corazón y favorece la circulación sanguínea. Bucear aumenta la capacidad pulmonar, estimula el sistema linfático y ayuda a liberar toxinas.

Controlar la respiración bajo el agua hace que nos acostumbremos a respirar adecuadamente en la superficie, en la cotidianidad, ofreciendo mayor oxigenación a nuestro cuerpo.

El submarinismo nos induce al bienestar integral, dado que los buzos deben llevar una vida sana y buena condición física.

Beneficios para la mente

Bucear representa incluso un gran ejercicio… mental. Brinda una inmensa sensación de tranquilidad y relax. El estrés y las preocupaciones habituales se olvidan una vez nos sumergimos, al tiempo que nos ayuda a controlar la ansiedad.

El lenguaje de gestos y señas que se utiliza en el buceo promueve otras maneras de expresión. Una forma diferente de comunicarse que impulsa la capacidad del trabajo en equipo y refuerza los lazos de amistad con los compañeros.

En fin, el buceo es un deporte que conlleva un aprendizaje permanente. Es fundamental recibir capacitación y acompañamiento de profesionales cada vez que nos equipemos para saltar al agua. Es la oportunidad para descubrir el entorno marino y beneficiar nuestro cuerpo y mente mientras practicamos este sensacional deporte.

¡Compártelo en tus Redes!