Comiendo picante

Un grupo de científicos de la Universidad de Vermont, en Estados Unidos, ha realizado un estudio que publicó en ‘PLoS ONE’ el cual revela que el consumo de chiles picantes está relacionado con la disminución de un 13% en la mortalidad, especialmente en los fallecimientos causados por enfermedades cardiovasculares o derrames cerebrales, registra Science Daily.

Desde hace varios siglos las personas han creído de que los chiles o pimientos podían aportar beneficios para el tratamiento de algunas enfermedades, pero hasta ahora solamente otra investigación elaborada en China y publicada en 2015 había analizado el consumo de picante y su relación con la mortalidad.

Este nuevo trabajo ratifica los resultados del anterior.

El estudio, elaborado a partir de sondeos hechos a más de 16 mil personas a quienes se les llevó un seguimiento durante 23 años, indica que el componente activo de los pimientos picantes denominado capsaicina, ejerce una labor muy importante en “los mecanismos celulares y moleculares que ayudan a prevenir la obesidad y modulan el flujo sanguíneo coronario”.

Además tiene “propiedades antimicrobianas que pueden afectar indirectamente al huésped al alterar la microbiota intestinal”.

Los que más comen chiles

A su vez, el análisis ha determinado que entre los individuos que participaron en la investigación aquellos que consumían picante eran en su mayoría “jóvenes, hombres, blancos, mexicanos o estadounidenses, fumadores, casados” y “bebían alcohol además de consumir mucha carne y verduras”, al tiempo que registraban “un menor nivel de colesterol HDL y un nivel educativo más bajo” en comparación con los participantes que no lo consumían.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR