mariposa

Por medio de imágenes de ultra alta resolución, un equipo de investigadores se introdujo en los secretos de las alas de las mariposas para descubrir cómo esta clase de insectos obtienen sus colores.

El equipo, conformado por investigadores alemanes, suizos y australianos, analizó minuciosamente la coloración y caracterización de las diminutas estructuras que incorporan las alas de la Thecla opisena, una especie de mariposa originaria de México.

Ingeniería evolutiva

Según el estudio, cuyos resultados fueron publicados en la revista Science Advances, las nanoestructuras observadas son consideradas “una insólita característica de ingeniería evolutiva”.

Los expertos saben que los diferentes diseños resultan de las giroides, una serie de estructuras cristalinas producidas a partir de una biomolécula de glúcidos conocida como quitina. Sin embargo, el modo en que los cristales conforman determinado diseño en las alas de las mariposas aún sigue siendo un misterio, aunque el equipo de científicos cree que este fenómeno puede estar relacionado con el lugar donde viven las mariposas.

¿Cómo las mariposas forman su nanoestructura giroide?

“La demostración mas clara de este proceso de formación podría ser proporcionada por imágenes en vivo donde se puede ver cómo crece la nanoestructura durante la metamorfosis“. explicaron los investigadores en su estudio.

Aún así, también admitieron que poder observar este tipo de imágenes es una tarea bastante difícil teniendo en cuenta la complejidad de los organismos.

Una de las particularidades más especiales de la mariposa Thecla opisena es que, vista desde arriba, el color de sus alas es negro con manchas azules brillantes, y si es vista desde abajo, sus alas se tornan verdes con pequeños puntos rojos.

Para lograr avanzar en la investigación de estas singulares estructuras, los científicos combinaron distintos métodos de análisis, utilizando microscopios ópticos y electrónicos de barrido así como nanotomografías de rayos x.

“La secuencia de los períodos de desarrollo indica que la formación es un proceso de crecimiento o de extrusión (afloración)”, concluyeron los científicos.

Las características que observó el equipo de investigadores desdicen una teoría anterior, que planteaba que las estructuras surgían a partir de un tipo de plantilla plegada al interior de las células.

De acuerdo a los resultados del estudio, esta clase de enfoques puede también ayudar a entender cómo se comportan otro tipo de complejas estructuras celulares presentes en diversas formas de vida, como las mitocondrias o los cloroplastos.

¡Compártelo en tus Redes!