Contaminación extendida: Microplásticos consumidos por insectos ingresan a la cadena alimentaria

La contaminación plástica es una realidad y el ingrediente ya está formando parte intrínseca del ambiente. Se advierte que algunos insectos que tienen contacto con el plástico en su hábitat, pueden transportarlos a otras áreas limpias.

Microplásticos consumidos por insectos ingresan a la cadena alimentaria

Algunos mosquitos sitúan sus larvas en aguas que están contaminadas. Allí, las larvas se desarrollan y pueden llegar a almacenar partículas de plástico en el cuerpo. Una vez que se han convertido en insectos adultos, las pequeñas piezas de plástico pueden seguir formando parte de ellos. La revista Biology Letters advierte que esto agrava la contaminación cuando esos insectos son comidos por otro animal de tierra.

Como consecuencia, el plástico se encuentra en todas las áreas del medio ambiente. Siendo el agua, el lugar en donde abunda y donde puede ser consumido por animales que allí hacen vida, como las aves, los peces o incluso los insectos. Las micropartículas pueden medir menos de 5 milímetros de diámetro. Sin embargo, representan un riesgo para la fauna marina.

La amenaza más grave ahora es que además afecten a animales de tierra, cuando son propagados por especies que hacen vida tanto en tierra como en agua. Como es el caso de los insectos. En especial, los mosquitos y las libélulas, que pasan sus primeros años de vida en agua hasta alcanzar la adultez. En el estudio se advierte la posibilidad de que se estén transmitiendo las partículas a espacios del ambiente que no estaban contaminados. Esa es la perspectiva de Amanda Callanghan, Universidad de Reading, Reino Unido.

Gallanghan resalta la gravedad de que las partículas de plástico se encuentren en cada rincón de la naturaleza. En especial, porque las investigaciones recientes se enfocan en los ecosistemas marinos. Pero este descubrimiento revela que el plástico se encuentra incluso en el cielo.

Dieta plástica

El planteamiento fue examinado por Gallanghan y su equipo. Para ello, estudiaron a 150 larvas de mosquitos y les dieron como alimento una mezcla de nutrientes y microplásticos. De forma aleatoria, examinaron a 15 muestras cuando aún eran larvas, y estudiaron a otras 15 cuando ya se encontraban en la adultez.

Los 30 individuos estudiados poseían partículas de plástico. En específico, alrededor de 3.000 partículas. Mientras crecían, dejaron de alimentarse de las partículas, y las expulsaron a través del excremento. Sin embargo, los investigadores consiguieron igualmente un aproximado de 40 partículas en los mosquitos adultos que ya tenían la capacidad para volar.

El estudio podría revelar una forma no conocida de conducción de la contaminación por plástico a nivel global. De ser la hipótesis correcta, los mosquitos actúan como portadores y pueden contaminar a otros animales, como aves o murciélagos.

Gallanghan explica que cualquier animal que consuma insectos puede ser contaminado por los microplásticos que se encuentran principalmente en algunos ecosistemas de agua dulce.

¡Compártelo con tus amigos!