¿Son realmente seguras las contraseñas que utilizas?

Los problemas de seguridad en la red parecen no detenerse ni dejar de aumentar, muestra de ello fue el significativo número de ciberataques que se registraron durante 2016.

Aun así, muchas son las personas que, pese a las advertencias y a los copiosos agujeros de seguridad divulgados por los medios, continúan con las mismas contraseñas frágiles y vulnerables, exponiéndose a ser ‘hackeadas’ en cualquier momento.

La empresa de seguridad Keeper, especializada en la administración y almacenamiento de contraseñas seguras, ha revelado a través de un estudio cuáles fueron las contraseñas más comunes de 2016 enumerando las 25 más inseguras entre 10 millones de contraseñas analizadas.

Parece increíble, pero todavía en estos tiempos la contraseña más utilizada continúa siendo ‘123456’. En todo el mundo, esta secuencia numérica constituyó el 17% de las 10 millones de claves de seguridad que analizó Keeper.

¿Contraseñas seguras?

Una de las características más comunes de estas débiles e inseguras contraseñas es que en su mayoría están conformadas por seis o menos caracteres y al menos 7 de ellas se ubican entre las 15 más utilizadas.

Así pues, si estás utilizando cualquiera de las que aparecen en la siguiente lista, te encuentras en peligro de ser víctima de ‘hackeo’.

Las 25 contraseñas más utilizadas (y menos seguras) de 2016 son:

1. 123456

2. 123456789

3. qwerty

4. 12345678

5. 111111

6. 1234567890

7. 1234567

8. password

9. 123123

10. 987654321

11. qwertyuiop

12. mynoob

13. 123321

14. 666666

15. 18atcskd2w

16. 7777777

17. 1q2w3e4r

18. 654321

19. 555555

20. 3rjs1la7qe

21. google

22. 1q2w3e4r5t

23. 123qwe

24. zxcvbnm

25. 1q2w3e

Y aunque algunas de las anteriores nos puedan parecer complejas, la verdad es que las combinaciones del tipo 123qw ó 1q2w3e4r son contraseñas usadas masivamente por robots ya sea para enviar spam o incluso para hackear un Facebook u otra red social por medio de técnicas de phishing.

¿Cómo evitar ser ‘hackeados’?

Lo conveniente y más aconsejable para no terminar lamentándonos es seleccionar un código alfanumérico, que incluya mayúsculas, minúsculas y símbolos especiales como # ó %.

Las contraseñas débiles son muy utilizadas porque las fuertes son más difíciles de recordar, pero mediante un administrador de contraseñas (como Keeper) resulta fácil gestionarlas generando códigos únicos y fuertes que proporcionan mayor seguridad a nuestras cuentas. Si además de esto tienes la opción de habilitar la verificación en dos pasos, no lo pienses dos veces y hazlo.

¡Compártelo en tus Redes!