Controlando niveles de azúcar

Cuando hablamos de enfermedades graves, lo normal es que el cáncer o problemas de salud similares encabecen la lista en la que pensamos. Y no hay duda de que es así, aunque hay una enfermedad que tiene un avance muy rápido, con graves consecuencias y a la que no se le presta excesiva atención. Nos estamos refiriendo a la diabetes.

Esta enfermedad, en especial la de tipo II que se considera crónica y que no tiene cura de momento, conlleva además una serie de problemas de salud que hace que debamos tomar medidas para prevenirla. Y en caso de contraerla, para reducir en lo posible sus efectos.

¿Qué problemas puede producir la diabetes?

Hasta no hace mucho tiempo, la diabetes estaba clasificada como una enfermedad de personas con edad avanzada. Sin embargo, el número de casos infantiles es preocupante, debido sobre todo a que los malos hábitos de alimentación aumentan el riesgo de que el organismo tenga un exceso de glucosa en la sangre.

Tanto en los adultos como entre los niños, uno de los peores efectos de la diabetes es el mal funcionamiento del sistema cardiovascular. Si no se toman medidas, aumenta el riesgo de sufrir un infarto, con lo que esto conlleva.

Otros problemas derivados de una diabetes tienen que ver con la vista, pudiendo llegar a sufrir ceguera, así como neuropatías. Todo ello es motivo más que suficiente para buscar fórmulas sobre como revertir la diabetes.

Algunos casos, debido a la acumulación de azúcar en la sangre sin haber prestado atención, han obligado a tener que tomar medidas tan drásticas como amputar los dedos de los pies por infección. Por tanto, se trata de una enfermedad que no se puede tomar a la ligera. Los niveles de azúcar deben controlarse incluso aunque no tengamos síntomas, para prevenir la enfermedad.

Causas habituales de diabetes

La diabetes de tipo II tiene una lista de causas bastante conocidas. Por ejemplo, un exceso de peso o determinados problemas de circulación llevan a que el organismo no sea capaz de sintetizar adecuadamente el azúcar. Los expertos también hablan de que un exceso de azúcar en nuestra alimentación, como el que se obtiene al comer demasiada comida procesada, incrementa los niveles.

La vida sedentaria, unida a esta mala alimentación, hace que nuestro organismo no funcione como debe. Y si descuidamos nuestra salud o no hacemos caso de las señales que nos envía, es muy probable que también suframos las consecuencias.

Además, aunque se trata de algo menos frecuente, puede haber un componente de tipo genético en el desarrollo de la diabetes.

Cómo prevenir la diabetes y controlar los niveles de azúcar

Para tratar de combatir esta peligrosa enfermedad, es importante llevar unas pautas saludables de alimentación, además de practicar ejercicio de forma regular. No se trata tanto de apuntarse a un gimnasio y machacarse como de ser constante y que nuestro cuerpo se mantenga activo. En la medida de lo posible, deberíamos hacer algo de ejercicio todos los días.

Si pese a todo sufrimos diabetes, hay que saber que la de tipo II no tiene cura conocida. Aunque no significa que no se pueda hacer nada para tener bajo control los niveles de azúcar en la sangre. Si se cuida la dieta y se hace deporte, incluso se puede prescindir de la insulina inyectada. Sobre todo, es importante ponerse en manos de un especialista para que evalúe qué pasos se tienen que seguir y aprender a convivir con esta peligrosa enfermedad.

¡Compártelo en tus Redes!