Cómo convertirse en profesional del póker

Cómo convertirse en profesional del póker

Hacerse rico jugando al póker no es tan solo un argumento de película. En realidad, hay muchas personas que han convertido el juego en su profesión y que han acumulado notables fortunas. Entre ellos hay varios españoles. Adrián Mateos, un joven madrileño de 24 años afincado en Gran Bretaña, ha ganando con las cartas más de 15 millones de dólares. Su vida se mueve entre Londres, Bahamas, Las Vegas y Miami, se pasea en Ferrari y posee una empresa de coches de alta gama.

Otro español entre los mejores es Sergio Aido, de Avilés, que también emigró a Londres para formarse y competir profesionalmente. Posee una fortuna de 8 millones de dólares. Pero el más rico es un norteamericano de 50 años nacido en Nueva York. Se llama Eric Seidel y ha acumulado más de 50 millones de dólares en premios.

Alcanzar ese estatus privilegiado no es fácil. Solo unos pocos consiguen llegar a lo más alto porque el nivel de exigencia es máximo. La mayoría se quedan por el camino, pero hay también un nutrido grupo de aficionados que acaba convirtiendo el póker en su forma de vida. Tal vez no lleguen a alcanzar ingresos astronómicos, pero también viven de las cartas. Son personas que estudian todos los días estrategias y cálculos, y que pasan largas horas frente al ordenador participando en competiciones online.

Requisitos para ser un jugador de póker

Requisitos para ser un jugador de pókerExisten tres tipos de jugadores de póker: los aficionados, que juegan en sus ratos libres, los semiprofesionales, que compaginan el juego con otros empleos, y los profesionales, que se dedican enteramente a las cartas. Para llevar a vivir del juego, son imprescindibles la preparación y el esfuerzo, pero también hay que tener unas aptitudes especiales.

  • Preparación, estudio y estrategia

Las ganancias en el póker no dependen únicamente de lo que suceda en torno a una mesa de juego; en realidad, el éxito empieza a labrarse mucho antes, a base de estudio y análisis. Los profesionales del póker son expertos en matemáticas, pasan horas haciendo cálculos y elaborando estrategias. Luego llega la fase de entrenamiento real. En esta parte de la preparación, juegos de póker como los de 888 son fundamentales para adquirir dominio y experiencia.

  • Entrenamiento psicológico y actitud mental

El estudio de los adversarios constituye un elemento clave en las competiciones de póker, pero también hay que tener presente la propia actitud mental. Es muy posible que el jugador se enfrente a malas rachas y empiece a perder dinero. Habrá que aprender entonces a gestionar la presión y a mantener la calma.

Un buen jugador de póker ha de tener unos rasgos de personalidad definidos que incluyen la paciencia, la disciplina y el autocontrol. La inestabilidad emocional, la falta de atención y la irritabilidad son perjudiciales en el camino hacia el éxito, lo mismo que una actitud adictiva y una tendencia al derrotismo. La clave es mantener una mente fría y saber administrar las propias emociones.

  • Control de finanzas

El objetivo de cualquier jugador profesional de póker es ganar dinero, pero cuando llegan los primeros beneficios hay que saber administrarlos. El juego es una actividad inestable y nadie garantiza unos ingresos mensuales seguros. Pueden haber malas rachas o momentos del año inactivos, por lo que se hace imprescindible administrar bien el capital.

La euforia o el exceso de confianza tras las victorias también puede ser negativos y llevarnos a adoptar decisiones inadecuadas. En este sentido, la mejor recomendación es fijarse unos límites de gasto y no traspasarlos bajo ningún concepto.

  • Descanso, deporte y vida sana

Aunque la imagen del jugador de póker ha estado asociada tradicionalmente al whisky, el tabaco y el “vicio”, nada más lejos de la realidad. De hecho, si no se lleva una vida equilibrada, es muy difícil afrontar el nivel de exigencia que rodea la competición.

Para empezar, es imprescindible el descanso. El póker es una actividad mental que requiere un alto nivel de concentración, y eso depende directamente del sueño y del descanso. Otro enemigo de la concentración es el alcohol. Para mantener una mente ágil y despierta, habrá que limitarse al agua o a alguna bebida energética.

El deporte y la alimentación también juegan un papel destacado. La tendencia al sedentarismo es una amenaza constante entre los jugadores profesionales, que debe compensarse con una dieta equilibrada y ejercicio físico.

Los pros y los contras

El póker es una actividad mental que requiere un alto nivel de concentraciónLa vida de los jugadores de póker profesionales es el espejo en el que desearían mirarse la mayoría de aficionados. Viajes, dinero, ocio garantizado… pero no es oro todo lo que reluce y detrás de esas ventajas aparentes hay también esfuerzo y dedicación. ¿Compensa realmente el sacrificio? Para muchos parece que sí, pero antes de embarcarse en la aventura conviene tener presentes los pros y los contras.

Las ventajas de ser un profesional de póker abarcan los siguientes aspectos:

  • Trabajar en lo que te gusta: los jugadores profesionales sienten pasión por el juego y han conseguido convertir su hobby en una fuente de ingresos.
  • Elegir horario: el jugador tiene total libertad para organizar su jornada laboral. Además, puede entrenarse en casa sin necesidad de desplazarse.
  • Oportunidad para viajar: la competición implica muchas veces salidas al extranjero.
  • Buenos ingresos: el tesón y el esfuerzo acaban teniendo su recompensa. Aunque son pocos jugadores los que amasan grandes fortunas, son muchos los que consiguen vivir exclusivamente del juego.

¿Y a qué retos debe enfrentarse el jugador profesional?

  • Vida social: el estudio, el entrenamiento y los torneos de póker no siempre son compatibles con la vida social.
  • Entorno y familia: para muchos sectores sociales, el juego genera todavía rechazo.
  • Falta de tiempo libre: el estudio, la revisión de manos y las largas horas de competición reducen el tiempo para el ocio y el descanso.
  • Salud: es preciso combatir el sedentarismo y prestar atención a posibles problemas físicos derivados del uso del ordenador, como dolor de espalda o muñecas, tensión cervical o malestar visual.

Como todo, el juego profesional tiene sus pros y sus contras, pero los que alcanzan un buen nivel de ingresos no suelen arrepentirse.

¡Compártelo con tus amigos!