El dinero virtual ya es una realidad

La tecnología está evolucionando a pasos agigantados y, con ella, la sociedad está también sufriendo unos acelerados cambios que la afectan en todos los sentidos. Tenemos infinidad de posibilidades para agilizar procesos y llevar a cabo tareas de cualquier tipo de forma más sencilla que nunca gracias a los avances que estamos viviendo a nivel tecnológico. En resumen, todo está cambiando.

Y uno de los cambios más notables parece ser el dinero. Aquello que empezó como un trueque, o incluso con la sal, y que ha ido mutando hasta dar forma a las monedas y el papel, puede que esté a punto de dar otro cambio total de paradigma con la llegada de las criptomonedas. Una divisa alternativa concebida para hacer pagos por internet y por la que cada vez más usuarios se decantan, como también le surgen más y más detractores.

El mercado de valores es uno de los que más lo está notando. Todo tipo de brókers, tanto online como no, comienzan a contemplar a las criptodivisas como otro elemento más con el que especular, gracias sobre todo a la compra y venta del Bitcoin, al que hace poco le ha surgido una alternativa denominada bitcoin cash. Muchos especialistas en el mercado bursátil se han sumado ya a este fenómeno, aprovechando las fluctuaciones de esta moneda digital y tantas otras (Litecoin, Ethereum, Dash, etc.) para intentar hacer dinero.

A pesar de todo, el escepticismo sigue imperando en numerosos sectores. Tal y como informan desde el portal www.crypto-economy.net, especializado en toda la actualidad relacionado con esta nueva forma de dinero digital, su aparente inestabilidad no hace más que convertirla en el foco de unas críticas que, además de por esto, la consideran poco fiable por la falta de transparencia con sus pagos y de control por parte de las grandes entidades económicas.

Tanto con apoyos como con detractores, la realidad es que las monedas virtuales están gozando de un protagonismo cada vez mayor en todo el planeta. Numerosas compañías están normalizando su empleo, incluyéndolas incluso en las pasarelas de pago de productos o servicios; amén de otras tantas volcadas en la minería de datos para tratar de sacar la mayor tajada posible con esta cibermina de oro.

Pero, ¿qué son realmente las criptodivisas?, ¿qué es este dinero invisible que tanta expectación y crítica está levantando en todo el planeta? Vamos a pasar a detallarlas por completo para que sepas bien de qué se habla cuando se las menciona.

Qué son las criptomonedas

Conocidas como criptomonedas, criptodivisas o monedas virtuales, son un medio de intercambio digital que posee un valor mucho más alto que el de cualquier otra moneda física que exista en el mundo.

Los conocidos como “mineros” se encargan de llevar a cabo un elevadísimo número de algoritmos informáticos que descifran una información cifrada por la que se obtiene esta divisa tan particular. Y no, aunque parezca que el método pueda fallar, no hay nada más lejos de la realidad. Tratar de saltarse el procedimiento para conseguir, por ejemplo, un Bitcoin, es una tarea titánica.

No hay forma de “robar” esta moneda. Bueno, realmente sí la hay; pero el coste que supone siquiera intentarlo es tan alto que se convierte en algo descartable. Básicamente, sale más caro intentar hacerlo que recurrir al método legal para obtener este dinero. Tanto por el número de cálculos como por los procesos a efectuar, optar por una vía alternativa es toda una locura que ni siquiera se plantea.

Por otra parte, la gran ventaja de las ciberdivisas es lo directo de sus transacciones. No hay intermediarios ni nada que encarezca el procedimiento de pago, lo que permite pagar a cualquier nación sin que se vea una fluctuación de precios por entidades intermediarias o cambios por valores de moneda.

Hablar de las criptomonedas sin mencionar al Bitcoin sería casi un delito. Esta fue la pionera, el germen de este movimiento nacido en 2009. Desde su nacimiento, ha crecido de una forma casi irrefrenable, aunque con altibajos. Cada vez hay más sitios de internet que la aceptan como método de pago, como los de Dell o Destinia; aunque hay otros, como el gigantesco Amazon, que todavía se muestran reticentes.

El dinero virtual ya está aquí, y su presencia es cada vez más notable (hasta el punto de que hay establecimientos tradicionales que también lo aceptan). Hay numerosas alternativas dentro de este novedoso sector, las suficientes como para asumir que no es algo pasajero ni un experimento que se esfume en el tiempo. Las criptomonedas están comenzando a acercarse a gran velocidad, y vienen para quedarse como elemento intrínseco a nuestra economía.

¡Compártelo en tus Redes!