El insólito cruce de células humanas con embriones de pollo

Un grupo de investigadores estadounidenses de la Universidad Rockefeller (Nueva York) de manera inédita e histórica ha conseguido efectuar el cruce entre células humanas artificiales y embriones de pollo. Tras efectuar el injerto, se observó que la quimera desarrolló un centro nervioso y una estructura espinal adicional.

Sin embargo, el embrión del cruce no logró vivir lo suficiente para un mayor desarrollo. “Para mi asombro, el injerto no solo sobrevivió, sino que dio lugar a estas estructuras bellamente organizadas”, manifestó el científico Ali Brivanlou, autor principal del experimento.

En los embriones, las estructuras nerviosas y óseas se desarrollan debido a la presencia en las células de un denominado “organizador” que se encarga de regular el crecimiento de los órganos.

“Una vez trasplantado el ‘organizador’ humano en un embrión de pollo, el lenguaje que utiliza para instruir a las células de aves para desarrollar el cerebro y el sistema nervioso es exactamente el mismo que usan los anfibios y los peces”, explicó el experto.

embrión de pollo
Embrión de un pollo de 9 días después de la incubación.

Un experimento polémico

Con este estudio publicado recientemente en la revista Nature, los científicos intentan entender el complejo proceso que implica la formación de importantes órganos humanos como los pulmones, el hígado, el cerebro y la estructura ósea con el objetivo de emplear la ingeniería inversa a enfermedades con las que suelen afectarse.

Aunque la investigación ha sido aclamada como un paso importante en el avance de la medicina regenerativa, surgen cada vez más críticas y comentarios en línea contra los científicos, calificando su trabajo como poco ético.

“¡Esto no es ético! Hay que dejar de jugar con la naturaleza”, expresó uno de tantos comentaristas que de similar manera señalaron que se trata de un “trabajo enfermizo” y pidieron detener esta tipo de experimentos.

¡Compártelo en tus Redes!