Cepillarse los dientes, usar seda dental y enjuagarse ¿Cuándo y en qué orden debemos hacerlo?

Para aclarar estos puntos, te daremos a conocer de primera mano los principales consejos de los dentistas.

Cepillarse los dientes, usar seda dental y enjuagarse

¿Cuándo es el mejor momento para cepillarse los dientes? Contrario a lo que se piensa, la higiene bucal puede estar muy lejos de lo que acostumbras. Para varios dentistas existen recomendaciones muy específicas de cómo cumplir con este proceso que incluye el uso del enjuague bucal y la seda dental. El caso es que el orden de estos factores a veces puede alterar el resultado.

Las interrogantes sobre cómo hay que cepillarse salieron a la palestra después de que un especialista en dientes hizo una comparación algo perturbadora: levantarse, no lavarse la boca y luego desayunar es como comer en un plato sucio. Por ello, recomienda asearse primero y después comer.

La boca puede estar realmente muy sucia al despertarse cada mañana. Y si se llevan aparatos de ortodoncia o férulas aún más. De ahí que cabría hacerse la interrogante de qué tan funcional es que te laves los dientes para volvértelos a ensuciar comiendo. Para terminar de complicar las cosas, algunos dentistas están aconsejando usar el enjuague bucal antes del cepillado y no al terminar. Para aclarar estos puntos, hay que conocer de primera mano los principales consejos que dan los expertos. Aquí un resumen de lo que ellos recomiendan:

Es mejor cepillarse antes de desayunar

Que te cepilles antes de tomar el desayuno es un hábito que puedes decidir si lo tomas o no. De hecho, no existen bases científicas acerca de qué efectos tendría en tu organismo tragar las bacterias que se acumulan en la lengua y boca durante la noche. No obstante, la imagen de comer teniendo la boca sucia puede ser algo un poco perturbador.

Después de desayunar, sí es aconsejable esperar al menos 30 minutos antes de cepillarse, sobre todo si bebiste zumo de naranja u otra bebida cítrica. El caso es que estos ácidos reaccionan al esmalte de los dientes y pueden dañarlos microscópicamente si se realiza el cepillado inmediatamente después. Lo mejor es esperar y enjuagarse con agua mientras pasa ese tiempo. Si bebiste café no hay de qué preocuparse.

Lo importante es no obsesionarse con este panorama. Grant Richey, un famoso dentista de Kansas, suele hablar sobre este tema y ha referido lo siguiente:

Nunca, en su historia como dentista, ha visto a pacientes con el esmalte deteriorado por cepillarse  inmediatamente después de ingerir zumo de naranja. Su experiencia lo lleva a afirmar que pueden pasar 100 años y lucir un esmalte en su lugar. Así que ya esto se trata de una decisión personal.

La seda se puede aplicar dos veces

Según los especialistas, no hay una opinión científica única sobre el tema de usar la seda dental antes o después de cepillarse.

Para Richey se pueden buscar términos medios, es decir, unas veces se aplica la seda antes del cepillado, otras después, incluso ambas combinadas para garantizar una mejor limpieza. Al menos, esto es lo que hace Richey y no sucede nada si se realiza de otra manera.

Si  se usa una pasta de dientes que contenga flúor y te cepillas dos veces todos los días, combinado con el uso de la seda u otro recurso para reforzar la higiene, no habrá problemas y es suficiente, refiere Boghosian. Sostiene que quienes utilizan la seda antes del cepillo, es una buena manera de garantizar una mejor higiene. Ella recomienda usar siempre, al menos dos veces al día, la seda.

El enjuague: ¿al final o antes?

Para Boghosian, el enjuague bucal no es absolutamente imprescindible. Solo con el cepillado aplicado correctamente y la seda es suficiente. La idea de estos productos es brindar un aliento refrescante, así que lo más sensato sería usarlo para cerrar el proceso de limpieza.

Sobre las propiedades especiales que tienen algunos enjuagues bucales, Richey advierte que su uso depende de las características de cada paciente. La marca Listerine, por ejemplo, es efectiva para combatir los gérmenes, pero hay otros mucho más concentrados y que ofrecen mayor cobertura. En estos casos, es mejor consultar con el dentista cuál es el más indicado. Existen productos que resguardan la superficie de los dientes y se debe usar solo al final. Sea como sea, si de salud bucal se trata, lo mejor es interesarse por ello y no descuidar la higiene diaria.

¡Compártelo con tus amigos!