“Escuchaba sus patas dentro de mí”: Una cucaracha puso huevos en el oído de este hombre

Las historias con insectos siempre resultan inquietantes y asquerosas, pero un hombre de Florida, Estados Unidos, tuvo que pasar por una verdadera pesadilla. A principios de mayo el sujeto lidiaba con una infección de cucarachas alemanas en su apartamento, hasta que notó que el problema había tomado caminos mucho más peligrosos: su conducto auditivo. Si eres impresionable puedes dejar de leer aquí antes que te arrepientas.

El Tallahassee Democrat narró la aterradora historia de Blake Collins, quien ingresó al hospital alegando que tenía una cucaracha alojada dentro de su oreja. Collins llevaba al menos tres años tratando de exterminar la plaga que se había instalado en su apartamento, pero el problema se había convertido en personal. “Escuchaba sus patas dentro de mí”, dijo al periódico local, al mismo tiempo que comparó la experiencia como si alguien le estuviera metiendo un bastoncillo o cotonete en la cabeza sin poder hacer nada para detenerlo.

La lidocaína fue la gran salvadora

Cuando el médico de turno en la sala de emergencias pudo revisar a Collins comenzó el verdadero calvario. El doctor uso una jeringa con lidocaína para exterminar a la repulsiva criatura, pero lo que vino después no fue un alivio inmediato, sino unos minutos llenos de pánico.  El hombre aseguró que cuando le inyectaron el fármaco pudo sentir como el insecto se movía rápidamente de un lado a otro y pateando para tratar de salir. Unos eternos dos minutos después escuchó un chillido y sintió como se detuvo y murió. “La oí morir en mi cabeza”, contó el desafortunado hombre, quien pasó los minutos más largos de su vida en ese hospital.

Pero es bien conocido que las cucarachas son extremadamente resistentes, tanto que han pisado el planeta por millones de años. Antes de morir le dejó una pequeña sorpresita: puso huevos en su canal auditivo. Por fortuna el doctor se percató del repugnante saco de huevos y lo sacó, porque quién sabe qué hubiera podido pasar si los incubaba. Las bolsas de huevos de cucarachas alemanas se llaman ooteca y pueden contener hasta 50 huevos. Un libro llamado “Vidas en miniatura” detalla el proceso de eclosión.

huevo de cucarachaSe trata de un trabajo conjunto. Las cucarachas bebés tienen que tragar aire para que sus cuerpos se inflen como pequeños globos y de esa forma lograr que se separen las paredes de la ooteca y logren salir al mundo exterior.

Fue por negligencia

Por supuesto que Collins quedó con un trauma de por vida por la terrible experiencia que le tocó pasar y culpó a la encargada de su complejo de apartamentos por no solucionar el problema de las plagas a tiempo, aun cuando se habían hecho varias solicitudes. La acusó de negligencia y él  su esposa decidieron romper el contrato de arrendamiento antes de lo acordado y mudarse a otro sitio libre de los insectos que le provocaron una lesión.

Aunque Collins dijo que la cucaracha que se movía en su oído sonaba como un bastoncillo de algodón, los médicos de la Clínica Mayo advierten que en caso de que alguien experimente un caso parecido no debe introducir nada en su canal auditivo, sino verter un poco de aceite de oliva o de bebé. No obstante, lo mejor es ir a un hospital y dejar todo el asunto en manos de expertos. Y si llevas cucarachas en la cabeza, lo mejor que puedes hacer es no conducir, no es seguro.

¡Compártelo en tus Redes!